martes, diciembre 6

Trabajo convocó para la semana próxima a la comisión de Casas Particulares que fija el salario de más de un millón de trabajadoras

Se trata de la Comisión Nacional de Trabajo de Casas Particulares que se encarga de fijar los salarios de la actividad. Se espera un incremento que esté en línea con el Salario Mínimo Vital y Móvil y con lo pactado por los empleados del sector público.

El Ministerio de Trabajo convocó para el próximo 11 de junio a la reunión plenaria de la Comisión Nacional de Trabajo de Casas Particulares. Se trata del organismo que se encarga de fijar los salarios de la actividad.

El cónclave sesionará desde las 11 horas y lo hará mediante una plataforma virtual, para cumplir con los protocolos impuestos por la pandemia de Coronavirus.

Se espera que en el encuentre se fijen los nuevos salarios del sector que emplea una 15 millones de trabajadoras de casas particulares.

Se trata de un universo casi completamente femenino y en el que el impacto del trabajo no registrado es muy importante. El 93,6% de las personas que trabaja en este sector son mujeres, de acuerdo con los datos de la Dirección de Economía, Igualdad y Género (Dneig, 2020).

De hecho, de acuerdo con el Informe sobre Trabajo Doméstico realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Undav, esta actividad «retrocede en el mercado, avanza en el hogar y provoca en las mujeres una situación de extrema vulnerabilidad».

En este sentido, para el cuarto trimestre de 2020 hubo cerca de 1,15 millones de personas que realizaron trabajo doméstico remunerado en casas particulares, lo cual representó una caída del 21,6% anual y la pérdida de 317.947 puestos de trabajo respecto al mismo período del año anterior.

Según el observatorio, la caída se explica porque quienes se dedicaban a esta actividad dejaron de buscar trabajo en el marco de la pandemia o lo hicieron, pero no encontraron.

En la mesa de negociación se espera que se fije una nueva escala de haberes que tenga una actualización en sintonía con el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil. En esa negociación se pautó un incremento del 35% distribuida en tramos.

Es la misma cifra que el Gobierno selló, semanas más tardes, con los gremios del sector público nacional.