domingo, octubre 24

Se suben la Juventud Sindical y los gremios del transporte, y crece el conflicto entre el gremio de Facundo Moyano y Kicillof

El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes paraliza desde el viernes y por tiempo indeterminado las cabinas de peajes de la autopista que une la Ciudad de Buenos Aires con La Plata. Reclaman paritarias y protestan contra el gestor designado por Axel Kicillof. La Juventud Sindical y la CATT respaldaron la huelga.

El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (Sutpa), cuyo referente es Facundo Moyano, activó el viernes un paro por tiempo indeterminado en las cabinas de peajes de la autopista que une la Ciudad de Buenos Aires con La Plata.

El conflicto es con AUBASA, la empresa pública que es propiedad de la provincia de Buenos Aires y que en 2019 alcanzó a tener superávit.

“Recordemos que en 2019 esta empresa resultó con superávit según sus balances, lo cual permitió que cada una de las familias que la componemos recibiéramos 25 mil pesos como participación en las ganancias. ¿Cómo llegamos a esta situación? ¿Qué desmanejos generaron que una empresa rentable se transformara en lo que es hoy cuando vemos que el resto de las empresas públicas y privadas de la actividad funcionan y se encaminan a firmar la paritaria 2021 como corresponde?”, advirtió el Sutpa, a través de un comunicado.

En AUBASA se desempeñan unos 2000 trabajadores. Además del reclamo por el retraso de la actualización laboral, levantaron la voz por la falta de indumentaria para desempeñar sus tareas. Pidieron la urgente intervención del gobernador Axel Kicillof.

En ese contexto, tanto la Juventud Sindical como la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) salieron a respaldar al sindicato.

«Desde la Juventud Sindical Nacional acompañamos el justo reclamo y plan de lucha de nuestros compañeros/as del SUTPA ante la falta de respuesta por parte autoridades de AUBASA en las negociaciones paritarias», señalaron desde la rama de juventud moyanista. Un mensaje similar envió la CATT.

“Quienes vivimos de nuestro trabajo hoy vemos con gran preocupación e incertidumbre la depreciación de nuestro salario, en un contexto inflacionario que agudiza y agrava esta falta de acuerdo. También, y como parte de este claro desprecio por los derechos de los laburantes, no recibimos nuestra indumentaria de trabajo y hemos tenido que recurrir a la solidaridad de los compañeros de AUSOL y GCO para que nos donen ropa acorde a las tareas que realizamos”, expresó el gremio en un mensaje avalado por Facundo Moyano, que renunció la semana pasada a su banca de diputado nacional.

“Exigimos al Estado Provincial que demuestre que le interesa el futuro de esta empresa y que la vuelva a transformar en lo que iba camino a ser, poniendo al frente de ella a funcionarios idóneos e interesados en la seguridad y el bienestar de todos los bonaerenses”, cerró el mensaje gremial, firmada por los empleados de AUBASA nucleados en el Sutpa.

Según fuentes gremiales, el derrumbe de AUBASA se profundiza cuando se va Javier Osuna, ubicado por Sergio Massa y llega Ricardo Lissalde como presidente.