jueves, agosto 11

Rebelión en la UOM: Caló todavía no logra cerrar el 35% y ya hay seccionales que protestan porque lo consideran insuficiente

El gremio metalúrgico (UOM) buscará cerrar hoy sus postergadas paritarias. Intentarán abrochar un porcentaje que estaría el 35 por ciento. En paralelo, la demora hizo de caldo de cultivo para las protestas de las seccionales más combativas. En Tierra del Fuego piden 50%. En Villa Constitución pararon ayer.

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y las cámaras empresarias buscarán darle hoy un punto definitivo a la paritaria de la actividad. Será una nueva audiencia supervisada por la cartera laboral y en la que se espera la firma.

Según trascendió en las últimas horas, el entendimiento sobre la cifra es inminente y sólo restan definir los detalles. De hecho había grandes expectativas puestas en terminar con la pulseada el pasado viernes, pero no pudo ser.

La representación de Antonio Caló se expresó dispuesta a bajar su pedido inicial del 35% con una cláusula de revisión que permita monitorear la carrera inflacionaria. A cambio, los empresarios iban a aceptar reducir los tramos en los que se repartiría el aumento. En esos márgenes se espera que terminen hoy las charlas.

La demora en la firma generó un efecto secundario inesperado en el gremio. Es que malestar en las seccionales empezó a crecer y ya hay regionales que empiezan a rechazar hasta la postura de máxima del sindicato.

El sábado en Tierra del Fuego una movilización autoconvocada cuestionó el 35%, criticó a la conducción sindical y reclamó un incremento salarial para la actividad del 50%. “Con el 35% no nos alcanza”, manifestaron.

En esa provincia se encuentra un núcleo destacado de los fabricantes de artículos para el hogar del país.

Según consignó BAE Económico, el gremio concentra allí a 8.500 trabajadores de la UOM mientras que otros 500 se desempeñan bajo la tutela de la Asociación de Supervisores de la Industria Metalúrgica (Asimra).

Por otra parte, ayer hubo una huelga promovida por la seccional Villa Constitución. Allí, los siderúrugicos, se mostraron disconformes con el accionar de la UOM y le reclamaron a Caló una huelga total para empujar el techo salarial que proponen los empresarios.

Vale remarcar que con la suba de la actividad en la pospandemia, Caló especificó que se crearon 15 mil nuevos empleos desde noviembre. Con ellos la UOM llega a los 200 mil afiliados.

La firma de los metalúrgicos, gremio emblemático si los hay en el mapa laboral, podría convertirse en la primera referencia de peso para la industria en un año en el que empezó a despegar la actividad industrial.