lunes, diciembre 5

Leve baja estacional del empleo durante diciembre luego de 13 meses de alzas consecutivas

Los niveles de empleo del sector privado registraron en diciembre una leve caída estacional del 0,2%, en relación con el mes anterior, luego de trece meses de crecimiento, según informó el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

De acuerdo con la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), la baja estacional «está motorizada por el sector de la construcción, que en los meses de diciembre de cada año suele registrar bajas de personal, las que habitualmente son informadas como altas de personal en los meses de enero y subsiguientes».

El documento de la cartera laboral puntualiza que «es importante considerar, que en este mes de diciembre la contracción del total del empleo registrado en el sector privado de los aglomerados relevados por la EIL, resulta igual a la de diciembre de 2020 y menor a la de los últimos 5 años».

La EIL mostró que «las expectativas empresarias en cuanto a la contratación de personal para los próximos tres meses, continúan siendo positivas, (5,3%), observándose el noveno mes consecutivo con valores altos en términos históricos.

Este indicador surge de la diferencia entre la proporción de empresas que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirla: en diciembre, el 7,5% de las empresas que declaran que harán cambios en sus dotaciones en los próximos 3 meses, el 6,4% espera aumentar la dotación y apenas el 1,1% estima que la reducirá».

En el segundo trimestre de 2021, el nivel de empleo creció un 0,7% (en términos desestacionalizados) con respecto al trimestre anterior, lo que significó una creación neta de 43 mil puestos de trabajo.

Este volumen de creación de empleos privados es el más elevado desde el primer trimestre de 2019, en rigor, antes de la irrupción de la pandemia, la variación neta del empleo fue negativa en todos los trimestres desde el segundo trimestre de 2018.

El número de puestos de trabajo empezó a crecer recién a partir del cuarto trimestre de 2020.

En el segundo trimestre de 2021, el crecimiento neto del empleo se explicó, principalmente, por el comportamiento de las firmas preexistentes que expandieron o contrajeron su nivel de ocupación.

Por su parte, el balance de puestos creados en las empresas que abrieron durante el período, neto de la destrucción de empleo en las firmas que cerraron, constituye una fuente secundaria que definió la evolución neta del empleo.

Esta caracterización para el último trimestre disponible no es inusual, forma parte de la dinámica habitual de los flujos de empleo registrado en la Argentina.

El 85% de la creación bruta corresponde empresas continuadoras que expandieron su dotación de trabajadores en el trimestre, en tanto que el 15% de los nuevos puestos se vinculan a las aperturas producidas en el trimestre.