lunes, diciembre 5

Gremio de Informáticos desmiente a Kulfas, dice que la media salarial del sector es de 75 mil pesos y pide que se active la negociación paritaria para mejorarlo

El Ministerio de Producción había puesto a la actividad entre las que pagaba mejores salarios de la Argentina. Un relevamiento de la Asociación Gremial de Computación lo desmiente. Asegura que la media de haberes del sector se ubica en los 75 mil pesos y pide paritarias y un Convenio Colectivo de Trabajo para mejorar la situación.

Con un informe del Observatorio del Trabajo Informático (OTI), la Asociación Gremial de Computación (AGC) cruzó los datos que el Ministerio de Producción había hecho circular sobre la situación laboral y salarial en la actividad.

El trabajo, basado en fuentes oficiales en especial los datos que provienen de la propia AFIP y del SIPA, muestra claras disidencias con la promoción que se viene realizando sobre la industria del software.

Según esas fuentes la mediana salarial en el sector alcanza los 75 mil pesos. Muy lejos de que planteó el Ministerio de Desarrollo Productivo que comanda Matías Kulfas que lo ubicó cerca del top ten de un ranking de sueldos difundido en los últimos meses.

Gremio de Informáticos desmiente a Kulfas, dice que la media salarial del sector es de 75 mil pesos y pide que se active la negociación paritaria para mejorarlo

«Lo llamativo es cuando uno se detiene en los sueldos. Según el propio gráfico exhibido por el ministerio, los salarios están en niveles muy similares a 2018, aún cuando el sector experimentó un espectacular crecimiento y una notable suba en sus ganancias durante toda la pandemia», especifica el Observatorio.

Es decir que en los últimos 5 años, no sólo que los salarios no se recuperaron, sino que bajaron y recién en 2022 se empataron los valores de 2018, con una inflación promedio del 50%.

Desde el gremio aseguran que esta realidad no hubiera ocurrido de haber podido negociar paritarias y contar con un Convenio Colectivo de Trabajo que defienda y regule la actividad, como sí ocurre con esos sectores cuyos sueldos no perdieron poder de compra.