domingo, enero 23

En medio de la crisis por la inseguridad, Perotti no pudo cerrar las paritarias docentes pero consiguió una tregua en los paros

El medio de la crisis por la inseguridad, el Gobierno de Santa Fe y el gremio que representa a los docentes de las escuelas públicas celebrarán mañana una nueva reunión paritaria en busca de arribar a un acuerdo salarial, que girará en torno al 17% en tres cuotas que aceptó la mayoría de los sectores y que eleva la suba anual a un 52%.

La Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) rechazó la propuesta del Gobierno y lanzó un plan de lucha que ya incluyó tres paros, pero luego se sentó a la mesa de negociaciones y no realizó medidas de protesta esta semana y no lo hará tampoco la próxima.

Ese acercamiento que coincide con la crisis desatada en la gestión por la inseguridad, no implica un acuerdo inminente, pues el Gobierno ya acordó con los docentes de escuelas privadas y con los gremios de la administración central, por lo que mejorar la oferta a los maestros de escuelas públicas obligaría a revisar la política salarial de todos los agentes del Estado.

En cuanto a la Amsafé, anunció a través de su secretaria general, Sonia Alesso, que esperará hasta el lunes por una oferta para someterla a la consideración de sus afiliados y pidió que no haya una «actitud hostil» hacia los maestros, en referencia a la amenaza de descuentos de los días de paro.

El Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Omar Perotti

En la reunión de ayer, el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, dijo que la aspiración del Gobierno es que «a partir de octubre todos los docentes puedan percibir el aumento salarial», lo cual tiene como condición la aceptación de la oferta.

Su par de Educación, Adriana Cantero, «expresó la «voluntad de resolver este conflicto» y señaló que «como esto es un diálogo, requerimos esfuerzos de ambos sectores para producir esa aproximación».