martes, diciembre 7

Comercio ya proyecta la reapertura de su paritaria y espera superar el 50% de aumento salarial

La intención de Armando Cavalieri es buscar una nueva negociación salarial para los empleados de Comercio antes de fin de año. Tras las elecciones generales irá por un porcentaje adicional que ubique la recomposición total por sobre los 50 puntos. Guiño oficial.

En silencio y esperando que temrine el período electoral nacional y cegetista, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS) ya proyecta lo que, imagina, será una nueva discusión salarial antes de fin de año.

En agosto, el gremio que lidera Armando Cavalieri había sido uno de los primeros que readecuó su escala salarial. En esa oportunidad adicionó un 9% al acuerdo original, más un bono de 4 mil pesos. Con ello llevó las paritarias de 2021 al 42%.

Pero con la aceleración inflacionaria de las últimas semanas y las proyecciones que ubican la suba anual de precios merodeando o superando lo 50 puntos, el panorama volvió a cambiar.

Según pudo saber InfoGremiales, la intención de Cavalieri y sus dirigentes de confianza es reclamar otros 8 o 9 puntos adicionales. Así podrían completar una paritaria anual que se ubique en el orden de los 50 puntos porcentuales.

De esa manera, Comercio se pondría en sintonía, por ejemplo, con el 50,2% firmado por los metalúrgicos de la UOM hace apenas 15 días, con las cámaras de la actividad.

Firma de la reapertura de paritarias en agosto

Las discusiones comenzarán después de las generales. El compás de espera de los mercantiles coincide con el del resto del movimiento obrero, que está en una especie de tregua de campaña.

En tanto desde el Gobierno hay una especie de aval tácito, pero también explícito. Después de conocido el salto inflacionario de septiembre, fue el propio Claudio Moroni el que aseguró: «Nos preocupa el dato de inflación. El 90% de las paritarias le viene ganando pero si hay que reabrir paritarias se hará».

La discusión salarial de Comercio es de especial trascendencia. Tiene impacto directo sobre casi 1.2 millones de asalariados registrados, indirecto sobre muchos más, y es uno de los pulsos del mercado laboral argentino que empezará a proyectar lo que pueda suceder en 2022.