domingo, septiembre 25

Caló se juega todo para cerrar la paritaria metalúrgica y mandar la primera señal salarial potente del año

Antonio Caló retoma la negociación y hoy tendrá una oportunidad de cerrar, finalmente, la paritaria metalúrgica. Desde el gremio reclaman un aumento del 40% con revisión, lo que está en debate son los tramos, especialmente el primero.

Mientras se empiezan a definir las elecciones de algunas de las 54 seccionales, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) tendrá este martes un nuevo encuentro paritario con las cámaras de la actividad. Será la cuarta reunión formal.

El pedido de Antonio Caló para los metalúrgicos consta de un 40% de aumento a pagarse en 3 cuotas: la primera (la de la discordia) de un 20% para abril, 10% en julio y 10% para octubre. Además buscan que la mejora sea acumulativa.

El gremio también aspira a tener una cláusula de revisión en octubre para poder hacer en ese momento una evaluación de la carrera entre precios y salarios. Eso parece no generar mayores resistencias.

Caló se juega todo para cerrar la paritaria metalúrgica y mandar la primera señal salarial potente del año
Caló se juega todo para cerrar la paritaria metalúrgica y mandar la primera señal salarial potente del año

Los empleadores que participan de la pulseada, Adimra, AFAC (autopartistas), Camima (pymes industriales), Afarte (terminales electrónicas de Tierra del Fuego), Caiama (aluminio) y Fedehogar (electrodomésticos) fundamentan sus razones en el impacto de esa primera cuota del 20% en su presupuesto salarial para el corriente.

Ya la semana pasada fuentes de la negociación aseguraron a InfoGremiales: «Estamos cerca», por lo que hay probabilidades de lograr un acuerdo en esta oportunidad.

El de la UOM se podría convertir en el primer convenio salarial de 2022 de relevancia que se firme, en cuanto a cantidad de trabajadores que abarca y por el peso específico del gremio industrial.

Por ello podría ser una primera referencia paritaria trascendente para el sector privado, a días de comenzar la temporada alta de negociación colectiva, y el segundo mojón luego del entendimiento salarial que los docentes abrocharon en la Paritaria Nacional Docente del sector público.