No tan Distintos: una mirada a la actualidad del Sindicalismo inglés

No tan Distintos: una mirada a la actualidad del Sindicalismo inglés

La siguiente nota es una traducción de una columna del diario inglés “The Guardian”escrita por el politólogo John Harris. La situación de las mujeres dentro de la corporación sindical y la dificultad del movimiento obrero inglés de aggiornarse de cara al futuro revelan fuertes paralelismos con el escenario local

Los actuales sindicatos son un grupo de organizaciones en este país cuyas funciones más importantes son casi exclusivamente llevadas adelantes por hombres blancos de mediana edad. Estas personas no parecen terriblemente interesadas en el futuro, a pesar de que representa una grave amenaza para ellos y lo que queda de su poder. De hecho, a medida que la economía se interrumpe y se transforma sin fin, parece que su respuesta instintiva es enterrar sus cabezas en la arena. Aunque no me da mucha alegría decirlo, estos son algunos de los hechos básicos del sindicalismo británico del siglo XXI. Serialmente debilitado por la desindustrialización y vilipendiado  durante la mayor parte de los últimos 40 años, tal vez sea un milagro que los sindicatos aún tengan 6,2 millones de miembros . El trabajo de representación, educación y movilización ocasional que sus miembros continúan haciendo es vital. Por todo ello, lo que incluso las personas de izquierda ahora parecen estar cuestionando, es  el papel de los sindicatos dentro del Partido Laborista , aunque es del todo cierto que algunos de los sindicatos más grandes tienen un medio organizado de representación política como contrapeso a la influencia infinita del capital. Pero esa no es toda la historia, y es hora de que se hablen abiertamente de algunos fracasos flagrantes. Es destacable que al observar a  los secretarios generales de Unite, GMB, el sindicato gigante del sector público Unison, el Sindicato de Trabajadores de la Comunicación y el sindicato de trabajadores de la tienda Usdaw, que dominan colectivamente las estructuras sindicales del Laborismo, no se verá ni una sola cara femenina o no blanca . Lo mismo vale para el sindicato de trabajadores del transporte, el RMT y el sindicato de servidores públicos, el PCS. Frances O’Grady hace brillantemente el difícil trabajo de hablar para todo el movimiento sindical como secretaria general del TUC; Mary Bousted es una secretaria general conjunta formidable de la recién formada Unión Nacional de Educación; La lucha para proteger las pensiones de sus miembros está dirigida por Sally Hunt. Alrededor del 55% de los miembros del sindicato son mujeres. Pero seguramente dice algo que en la memoria la única mujer dirigente sindical que se acercó a ser una presencia en la cultura más amplia fue la fallecida Brenda Dean, la secretaria general del sindicato impreso Sogat y la voz clave en una batalla sísmica con Rupert Murdoch a mediados de la década de 1980. Ella murió la semana pasada , y su muerte tiene una conmoción muy actual. La semana pasada, hablé con un miembro del personal femenino de un gran sindicato que ve de primera mano cómo los sindicatos a menudo sofocan el potencial. “Si haces una solicitud de trabajo gremial flexible, casi se siente como si estuvieras pidiendo un favor; empiezas a sentir que estás haciendo algo mal “, dijo. También recientemente escuché la historia de una funcionaria sindical a quien se le dieron arreglos flexibles para cuidar a los niños, pero solo con la condición de que fuera degradada. Mientras tanto, los hombres que pueden poner las horas siguen subiendo para subir la escalera: un viaje que generalmente terminará con un salario confortable y un largo período en la cima de la corporación sindical.

Una protesta en el centro de Londres contra los cambios propuestos a las pensiones de los profesores.

 Una protesta en el centro de Londres contra los cambios propuestos a las pensiones de los profesores. Fotografía: Wiktor Szymanowicz / Imágenes de Barcroft

Las tres cuartas partes de los miembros de Unison (gremio del personal del estado)son mujeres . Pero los conocedores hablan de una situación que ya está empeorando. “Las mujeres están siendo reemplazadas por hombres: los jefes de las regiones son un buen ejemplo”, dice un informante. Ella continúa: “Si visitas el cuartel general de Unison, no tendrás idea de que la mayoría de nuestros miembros son mujeres. Las mujeres están atadas a lo que hace el sindicato. No están en el corazón de esto “. En el movimiento sindical más amplio, huelga decirlo, tales desajustes sombríos no solo se manifiestan en cuestiones de género: en 1992, cuando Bill Morris comenzó un tramo de 11 años como secretario general, el Sindicato de Trabajadores del Transporte y General (desde que se unió a Unite), se convirtió en la primera persona de color en dirigir un importante sindicato del Reino Unido. Tal como están las cosas, él sigue siendo el último.

Pero tales cosas son aún más tema de conversaciones tentativas después del horario de oficina que cualquier cosa más significativa. ¿Es esto quizás porque las mujeres, los trabajadores jóvenes y las personas de color que tienden a trabajar en las partes más precarias de la economía a menudo quedan excluidos de muchos de los niveles más altos de los grandes sindicatos? Ocasionalmente, ves signos de mejora. Hay personas dentro de los grandes sindicatos que hacen el trabajo duro de llevar el sindicalismo a personas y lugares de los que con demasiada frecuencia se les excluye: los organizadores de GMB que se dedican a reclutar personas que trabajan en supermercados, empresas de mensajería y subcontratados operadores de limpieza en hospitales ; por su parte., los activistas de Unite que me han hablado sobre la creación de cooperativas de crédito y centros de llamadas sindicales. Un poco más abajo en la jerarquía sindical, están los panaderos y trabajadores de lugares de comidas rápidas sindicalizados dentro de la Unión de Trabajadores de Alimentos y Afines que trabajaron con los trabajadores de McDonald’s en un histórico paro en dos puntos de venta que fue seguido de un aumento salarial a nivel nacional, y la gente de los medios Bectu que han dedicado su energía a una larga y reñida lucha con la cadena de cines Picturehouse por los derechos de pago y básicos . Sin embargo, a través de los sindicatos como un todo, desafortunadamente, se está haciendo demasiado poco esfuerzo para desarrollar estos ejemplos en cualquier cosa que pueda capturar la imaginación pública y comenzar a cambiar algunas de las características más inicuas del trabajo moderno.

 John Harris es un columnista de Guardian. Ganó el comentario político del año en los Premios de Prensa 2018 de la Sociedad de Editores