jueves, septiembre 29

Trabajadores repudiarán empresas norteamericanas

Los trabajadores de la autopartista Lear Corporation y de la gráfica Donnelley movilizarán esta tarde a las 16 horas, desde Callao y Corrientes hasta la Cámara de Comercio norteamericana, en Av. 9 de Julio y Viamonte. Según un comunicado emitido por las comisiones internas de las dos empresas, la idea es «rechazar los ataques que venimos sufriendo por parte de estas dos empresas norteamericanas».

Los trabajadores informaron que «En Lear, luego de un mes de suspensiones ilegales, durante las cuales más de 300 compañeros estuvieron fuera de la planta, la empresa dispuso la suspensión de 200 de esos compañeros, pero sin ningún tipo de pago». Además indicaron que las decisiones empresarias se tomaron «sin iniciar ningún tipo de trámite en el Ministerio de Trabajo, como obliga la ley, frente a lo cual el Ministerio dictaminó la ilegalidad de las suspensiones. Pese a esto, la empresa continuó con su accionar».

Lear es una empresa que tiene el monopolio de la venta de cables a Ford, que no bajó su producción en estos meses y que se abastece de productos importados. Para los empleados «La empresa Lear no quiere pagarle el salario a los trabajadores y aduce crisis, pero solo en 2013 facturó 1.800 millones de dólares».

Por su parte RR Donnelley sí presentó un preventivo de crisis y pretende despedir a 123 trabajadores. El comunicado de la comisión interna agrega que RR Donnelley «El año pasado declaró ganancias netas por 218 millones de dólares a nivel mundial. En la Argentina es líder en la edición de revistas y folletería, como las revistas Gente, Para Ti, Papparazzi, Billiken, Cosmopolitan, folletería de Megatone, Carrefour, Musimundo, Farmacity, entre otras. Además imprime y distribuye el packaging de Nokia, negocio que deja millonarias ganancias».

Los empleados agregan que, además, Donnelley es la empresa del sector «que tiene salarios más bajos contando con una misma nómina de personal y siendo la que más facturó en el 2012».

Ambas firmas norteamericanas, dicen los trabajadores, «quieren dejar trabajadores en la calle para mejorar su ya abultada rentabilidad aduciendo una crisis que no podrían demostrar jamás».

En la movilización de esta tarde se exigirá que no haya despidos ni suspensiones y se preserven los puestos de trabajo de todos los trabajadores.