jueves, diciembre 8

Palazzo reclama «decir basta a tiempo» y no alimentar la moderación cuando «está en riesgo la democracia»

En un duro pronunciamiento público de La Bancaria, Sergio Palazzo pidió no dudar en actuar frente a «quienes vuelven a promover golpes de mercado» ni atar la suerte del país a la receta del FMI. Además, reclamó «decir basta a tiempo» y no alimentar la moderación cuando «está en riesgo la democracia».

En medio de la crisis financiera y económica, La Bancaria se pronunció con dureza tras la convocatoria de la CGT a la movilización del 17 de agosto y le pidió al Gobierno Nacional no dudar «en actuar frente a los miserables que atentan contra nuestro presente».

«No se puede tolerar a aquellos que se enriquecen remarcando. Ni a quienes vuelven a promover golpes de mercado especulando con el dólar, la cosecha, los alimentos. No se puede ignorar la responsabilidad de los contrabandistas de granos y productos alimenticios, de quienes sub-facturan exportaciones y sobre-facturan importaciones, evaden impuestos y fugan capitales», señalaron los conducidos por Sergio Palazzo.

Palazzo pide "decir basta a tiempo" y no alimentar la moderación cuando "está en riesgo la democracia"

Además, desde el gremio pidieron no «a atar la suerte de la Nación a un plan de pagos al FMI que es inviable a consecuencia de las sucesivas crisis de las que no somos responsables».

Por ello la organización convocó a articular desde ahora acciones orientadas a promover la movilización convocada por la CGT para el próximo 17 de agosto, y a denunciar «la intolerable acción de las corporaciones económico financieras que atentan contra los derechos alimentarios de millones de argentinas y argentinos, el proceso de reactivación de la economía productiva, en definitiva contra la propia Democracia».

«Más vale prevenir que resistir, más vale decir basta a tiempo, antes que seguir llorando la exclusión de millones de niñas, niños, de jubiladas y jubilados, de familias condenadas a una pobreza eterna», añadieron.

Y concluyeron: «De nada vale medrar con moderaciones contemplativas cuando nos están quitando lo que es nuestro, negando la satisfacción de necesidades que son derechos, cuando degradan con sus acciones de mercado el poder adquisitivo de los ingresos alimentarios de todas y todos, cuando está en riesgo la Democracia».