sábado, junio 19

Los empresarios dicen que se perdieron 150 mil empleos en el sector, Camaño califica de «disparate» al aislamiento y Barrionuevo amenaza con romperlo y movilizar

Los empresarios del sector gastronómico y hotelero advirtieron ya se perdieron 150 mil puestos de trabajo y dicen que el aislamiento podría ser un golpe letal. Barrionuevo dejó trascender que podría romper el aislamiento para protestar por las restricciones. Para Camaño se trata de «un disparate colosal».

El vicepresidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Feghra) manifestó su preocupación por las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández y dijo que las nuevas restricciones se «llevan puesto» al sector.

«El nivel de contagio, ocupación y terapia y saturación de los equipos de recursos humanos es trágicamente indiscutible. Estamos consternados por lo que se está viviendo, por las muertes, pero no se puede prever el día de mañana y con esto no subsiste más la actividad», señaló el empresario a Cadena 3.

En ese sentido, indicó que en 2020 se perdieron 150 mil puestos de trabajo y 10 mil establecimientos cerraron a nivel nacional.

«La situación de nuestra actividad es crítica. Hemos acumulado un pasivo tan grande que no se sostiene», afirmó.

Por su parte desde el gremio del sector que comanda Luis Barrionuevo dejaron trascender su preocupación por el nuevo cierre. De hecho hicieron circular extraoficialmente la posibilidad de movilizar en el AMBA, rompiendo el aislamiento, para mostrar su descontento.

La seccional porteña de gastronómicos la comanda Dante Camaño, el cuñado de Barrionuevo y uno de los sindicalistas que mostró su posición más reacia a los cuidados en pandemia.

De hecho cuando se comenzaron a anunciar medidas ante el impacto de la segunda ola, el propio Camaño salió con todo a cuestionarlas. «No se puede estar bien en este país», le dijo a FM Late.

Hoy rechazó enfáticamente las nuevas restricciones por la pandemia, a las que consideró «un disparate colosal».

«Es un disparate colosal, no podemos reaccionar por impotencia e indignación. Estas medidas no van a ayudar, van a perjudicar la situación», estimó el dirigente.

Camaño reconoció que «tenemos un problema sanitario grave que atender, que hay tener medidas prudentes. Pero pretenden meter a toda la gente en un termo «.

«Es que el Gobierno es un desastre y está haciendo macanas, pero también la oposición no tiene ninguna idea», señaló el sindicalista, en declaraciones a radio Rivadavia.

Además, alertó que «esta situación está generando más miseria en el país».