jueves, diciembre 1

Los docentes dicen que hay sólo 5% de presencialidad en las escuelas porteñas y sostienen hoy también las protestas

La UTE llamó a un nuevo paro de 24 horas, Ademys confirmó la medida de fuerza que ya había decidido y el gremio de docentes privados, Sadop, continúa la virtualidad. Terminan la primera semana completa de protestas contra la presencialidad de Horacio Rodríguez Larreta. «Solo un 5% de presencialidad hay en las escuelas», aseguraron.

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) convocó para hoy en la ciudad de Buenos Aires al quinto día consecutivo de paro general en rechazo de «la violación del decreto presidencial por parte del Gobierno porteño y su exigencia de presencialidad en las aulas», en tanto la Ademys también ratificó la huelga.

«La lucha de la comunidad educativa de la ciudad crece en defensa de la democracia, la salud y la vida y contra la presencialidad ilegal de Horacio Rodríguez Larreta. Solo un 5% de presencialidad hay en las escuelas», señalaron los dirigentes de la UTE.

La UTE y la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys) cumplieron ayer la cuarta jornada de huelga con elevado acatamiento, en tanto el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) que lidera en el distrito Alejandra López continúa el dictado de clases virtuales «en cumplimiento a rajatabla del decreto» oficial.

Los gremios confirmaron a Télam las nuevas jornadas de paro de mañana, su rechazo a «la insistencia de Larreta para obligar a la presencialidad y al original fallo judicial que el Jefe de Gobierno acató y celebró en contra de una ley nacional» (DNU).

Además, en el caso de la Ademys, la protesta se completará con la continuidad de las asambleas virtuales, afirmó el secretario adjunto Jorge Adaro, mientras el paro de la UTE fue confirmado por la secretaria de Prensa, Paula Galigniana.

En ese contexto, el Sadop ratificó que acatará a rajatabla el decreto presidencial y que continuará la virtualidad y la retención de tareas presenciales hasta el 30 de abril.

La UTE aseguró que durante los días de paro cumplidos «se observó escuelas cerradas o prácticamente vacías, la adhesión con medidas de fuerza de estudiantes secundarios y terciarios y de familias resistiendo para cuidar la vida y la salud de todos».