sábado, septiembre 18

La pandemia destruyó unos 4 millones de empleos, casi todos no registrados o cuentapropistas

Casi 4 millones de trabajadores perdieron sus empleos desde que comenzó la pandemia. según un informe elaborado por el Centro de Investigación y Formación de la CTA (Cifra), de ellos más de la mitad pertenecía al sector informal y un 40% eran cuentapropistas.

El trabajo relevó que 56,6% de los puestos perdidos afectó a asalariados no registrados; 39,6%, no asalariados; y 3,8% a asalariados registrados, en una situación del mercado laboral inédita por las medidas adoptadas ante la pandemia y su consecuencia en la actividad económica.

El reporte cita que de acuerdo con información correspondiente al segundo trimestre del año de la Encuesta Permanente de Hogares proyectada a nivel nacional, la caída en la cantidad de empleo se acercó a los 4 millones de trabajadores.

Según esa conformación, la rápida reducción en los asalariados no registrados alcanzó a los 2,3 millones y en los no asalariados a 1,6 millones, mientras que los asalariados registrados pudieron estar relativamente más protegidos por una mayor regulación estatal.

«Esta fuerte reducción se explica prácticamente en su totalidad por la disminución del número de asalariados no registrados y de ocupados no asalariados, ya sean patrones y trabajadores por cuenta propia», indicó el informe, al destacar que «la importancia de la protección que la regulación de las relaciones laborales puede implicar para los trabajadores».

El estudio aseguró que «la caída fue menor para los asalariados registrados debido a la prohibición de despidos aunada a la vigencia del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)» que implementó el Gobierno nacional a poco de decretar el aislamiento obligatorio.

Así, mientras que entre los dos primeros trimestres del año (antes y después de la pandemia), el total de ocupados cayó 20,7%, estas tasas de caída fueron muy diferentes para las distintas categorías ocupacionales.

En el análisis particular del empleo registrado, tanto de los asalariados registrados como de aquellas categorías de trabajadores independientes que realiza aportes a la seguridad social, se destacó que «la creación de empleo registrado se desaceleró durante el gobierno de Cambiemos y directamente se redujo desde 2019».

«En 2020, no había llegado a iniciar su recuperación cuando la disminución se volvió más fuerte, como consecuencia de la pandemia», advirtió el informe.

A septiembre, aunque es el primer mes del año que muestra una mínima recuperación, se perdieron casi 220.000 empleos registrados respecto de diciembre de 2019, es decir, una caída de 1,8%.

Esta reducción se explica principalmente por la disminución en 201.000 en el número de asalariados del sector privado (-3,4%) mientras que también los asalariados del régimen de casas particulares tuvieron una reducción de magnitud: -4,7% que representa 23.500 trabajadoras menos.

Los asalariados del sector público se mantuvieron prácticamente constantes en los meses relevados por el informe.