domingo, diciembre 5

La oposición le impugnó el Congreso Ordinario y, por primera vez en 4 décadas, Genta llega apretado a unos comicios

Por presentaciones que realizaron los opositores, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas impugnó el Congreso Ordinario que había convocado Amadeo Genta en el gremio de municipales porteños. El 26 de noviembre Genta deberá pasar por las urnas y, por primera vez en 38 años, aparece el fantasma de una oposición competitiva.

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas impugnó ayer el Congreso Ordinario que había convocado Amadeo Genta y con el que quería aprobar la memoria y el balance 2020 del Sindicato de Municipales Porteños (Sutecba).

La decisión se tomó por las presentaciones que realizó la oposición en la que, entre otras cosas, dudan respecto de las cuentas de a entidad gremial y de cómo se manejan los fondos.

Tener un revés institucional para Genta es un hecho novedoso y sin demasiados precedentes.

El dirigente municipal quien supo ser, hasta hace algunos años, un pilar del moyanismo, lidera el sindicato hace 38 años y por primera vez parece enfrentar un contexto de alta complejidad para poder seguir controlando la organización que manejó, hasta 2019, codo a codo con el fallecido Patricio Datarmini.

Las elecciones están convocadas para el 26 de noviembre. Faltan apenas 2 meses y medio. Todavía no hay certezas respecto de Genta y sus intenciones de ir por un nuevo mandato. Algunos aventuran que podría buscar una especie de trasvasamiento generacional hacia su hijo Emiliano, o que podría dejar la responsabilidad en manos del también candidato a legislador porteño, Alejandro Amor.

Por su parte en la oposición la cosa está más clara. Luego visibilizar su malestar con el oficialismo y con su forma de cogestionar con Horacio Rodríguez Larreta, la Agrupación Celeste que se referencia con Carlos Elías se prepara para competir en las urnas.

El Sutecba es un gremio clave en territorio porteño. Es uno de los más poderosos de la Ciudad de Buenos Aires y es capaz de manejar el humor social con la administración pública.