domingo, noviembre 27

La CGT juega al «prende y apaga» con un acto de Alberto y tensiona al máximo su alineamiento en la interna del Frente de Todos

El área de Protocolo de Presidencia comunicó el acto para el viernes en la CGT con la presencia de Alberto Fernández. Parte de la central obrera se enteró por la confirmación desde la Rosada. Una cumbre de Mesa Chica optó mayoritariamente por bajarlo. Los más jugados con Alberto todavía lo sostienen y desde Casa de Gobierno dicen que «se hace». Crece la idea de movilizar.

Un acto en la sede de la CGT previsto para este viernes con la presencia de Alberto Fernández desató ayer una crisis profunda en la central obrera con consecuencias todavía por verse.

La cita se confirmó desde el área de protocolo de Presidencia y al menos dos tercios de la central obrera se enteró de la cumbre de la que serían anfitriones por la comunicación de La Rosada.

Sin embargo, en la misma tarde de ayer una reunión de mesa chica de los Gordos e Independientes puso en duda la realización. «Se cayó el acto», le confirmaron altísimas fuentes sindicales a InfoGremiales.

«Es más se reflotó la idea de movilizar. La semana que viene nos vamos a reunir y va a haber novedades», anticiparon los dirigentes respecto del perfil que empieza a tomar Azopardo en un contexto de suma debilidad del Gobierno Nacional.

La CGT juega al "prende y apaga" con un acto de Alberto y tensiona al máximo su alineamiento en la interna del Frente de Todos

A pesar de esos desencuentros, Casa Rosada confirmó la presencia del presidente Alberto Fernández en la actividad de la CGT del próximo viernes.

Si bien un sector de la central obrera afirmaba que el acto del próximo viernes se encontraba suspendido, el Ejecutivo nacional lo mantenía en agenda y atribuía la contradicción a diferencias en la cúpula sindical.

El lugar elegido para homenajear a Juan Domingo Perón, a 48 años de su fallecimiento, fue nada más ni nada menos que el edificio cegetista de la calle Azopardo al 800, a donde deberían darse cita el próximo viernes a las 17.

Un sector de la CGT expresó su enojo por la «desprolijidad» con la que se realizaron los preparativos previos, aunque no descartaron la posibilidad de que el acto se pueda reflotar «ajustando algunas cuestiones».

Lo cierto es que hoy se terminarán de limar las asperezas para que la actividad, que estaba prevista en el salón Vallese, pueda llevarse adelante tal y como fue acordada días atrás por el jefe de Estado y el cotitular de la CGT Héctor Daer.

La decisión de bajar el acto implica, entre otras cuestiones, el abandono de la idea mayoritaria de los gremios más tradicionales de la CGT de pensar en Alberto como candidato para 2023.

De hecho ayer mismo se conoció que el propio Héctor Daer, tal vez el hombre de mayor confianza del Presidente en el ámbito gremial, le pidió la semana pasada una reunión a CFK para empezar a pensar una proyección electoral en coordinación con el kirchnerismo.