sábado, enero 16

«Falta que la conducción del movimiento obrero esté a la altura de los cambios que se avecinan»

El Frente Sindical para el Modelo Nacional cerró el año con una reunión amplia y la aprobación de un documento en el que se reconocieron los esfuerzos hechos por las trabajadoras y trabajadores en el contexto de la pandemia. En el mismo aprovecharon para volver a pegarle a la actual conducción de la CGT, a la que acusaron de «no estar a la altura de los cambios que se vienen».

«El 2020 quedará fijado en nuestras memorias como el año en el que los/las trabajadores/as realizamos nuestro máximo esfuerzo para poner el país de pie nuevamente.», aseguraron y luego sostuvieron que aunque resta mucho por hacer «el rumbo emprendido es el correcto, ya que tiene como objetivo la dignidad del pueblo trabajador y el sostenimiento de los puestos de empleo.»

También hicieron un necesario reconocimiento a quienes mantuvieron al país en movimiento cuando todo estaba detenido: «Desde el Frente Sindical destacamos la labor abnegada de millones de compañeros y compañeras que con su trabajo garantizaron la atención sanitaria, la entrega de alimentos y la distribución de mercadería, el funcionamiento de comercios, pymes e industrias, el dictado de clases y todo tipo de actividades que ayudaron a sostener una Argentina unida, entendiendo el trabajo como principio ordenador de la vida. Asimismo, expresamos nuestro reconocimiento a trabajadores y trabajadoras comunitarios/as que tendieron una mano donde más se los/las necesitaba.»

Para cerrar apuntaron al objetivo, la conducción de la CGT. Por una parte señalaron falta de representatividad: «Para tal fin hace falta que la conducción del movimiento obrero en su conjunto represente de verdad los intereses de la clase trabajadora» y por otra, los acusaron de «no estar a la altura de las circunstancias respecto de los cambios que se avecinan, defendiendo las conquistas históricas y nuestras condiciones laborales y salariales.»

El circulo moyanista criticó en múltiples oportunidades el acuerdo de suspensiones con rebaja salarial entre la CGT y la UIA y la reunión virtual de la mesa chica de la central obrera con la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en la que se criticó a las «muchas décadas de mal desempeño económico”, en un tiro por elevación al kirchnerismo, y en el que se pidió una rebaja tributaria.