viernes, septiembre 30

#Exclusivo Exinterventor del SOMU, Jorge Alonso: «No estoy arrepentido de nada, estoy orgulloso, cuando quisieron hacer cosas que no correspondían renuncié»

El exinterventor del SOMU Jorge Alonso desmintió ser un «arrepentido» del escándalo por la llamada «GestaPro»: «Estoy orgulloso de haber hecho lo que hice durante cinco meses y cuando vi que iba para otro lado, de presentar la renuncia e irme.», afirmó a InfoGremiales.

Jorge Alonso volvió a aparecer en los medios luego de la difusión del audio de Gladys González, actual senadora por el macrismo y exinterventora del SOMU, en el que ella reconoce operar activamente con el objetivo de encarcelar a Omar «Caballo» Suárez, entonces secretario general de los marítimos.

Alonso formó parte del triunvirato que dio comienzo a la intervención designado por Jorge Triaca dada su experiencia en el gobierno anterior en otra intervención. Sin embargo, en el caso del SOMU no terminó bien, dadas las mencionadas intencionalidades de González y a los cinco meses tuvo que renunciar con fuertes acusaciones a la entonces diputada de Cambiemos.

Este miércoles a la noche dio una entrevista televisiva y prefirió aclarar en InfoGremiales un zócalo erróneo: «Después de terminar la charla en C5N, al ver el video a la noche, veo que abajo dice «El primer arrepentido». Si me lo hubiesen preguntado al aire lo hubiera explicado: Yo no me considero arrepentido de nada porque fuimos como intervención al SOMU con un lineamiento en el cual yo estaba de acuerdo, que era hacer una auditoría, revisar la documentación, revisar los padrones y convocar a elecciones.», explicó Alonso.

«En los 5 meses que fui interventor vi y percibí que el lineamiento era otro. Ante esa situación agravada por intentar firmar una paritaria a la baja con una diferencia de un 10% y después romper los convenios colectivos de trabajo en detrimento de los trabajadores, que consideré que no correspondía por parte de una intervención, menos aún en detrimento del trabajador marinero.», agregó.

«Estoy orgulloso de haber hecho lo que hice durante cinco meses y cuando vi que iba para otro lado, de presentar la renuncia e irme.», replicó.

Su paso por el SOMU le trajo incluso algunos vínculos positivos que se mantienen: «Hoy en día innumerables marineros de distintas agrupaciones me llaman, me saludan. Para mí eso es enorgullecedor», concluyó la aclaración.