sábado, diciembre 4

El SOMU negó haber intercedido para que se cancele una licitación para el transporte de combustibles para centrales eléctricas

El gremio de marineros, SOMU, negó haber tenido algún tipo de injerencia para que se diera de baja una licitación con empresas navieras de transporte de combustible. Además se despegó de cualquier tipo de vinculación con Maruba, una de las beneficiarias de la decisión de la Secretaría de Energía.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) negó haber tenido algún tipo de injerencia en la decisión de la Secretaría de Energía que ayer obligó a Cammesa a anular contratos con armadores de buques alijadores de combustible que habían sido firmados hace apenas unos días.

De hecho, el gremio negó versiones que hablaban de un potencial conflicto sindical y de presiones sobre la firma para elegir un nuevo prestador.

Además, InfoGremiales accedió en exclusiva las notificaciones enviadas a Cammesa en las que el SOMU pone en conocimiento de la empresa y de la Secretaria de Energía que no había ningún tipo de impedimento en el diseño del trabajo pensado para el transporte de combustible.

Una de las comunicaciones del SOMU con Cammesa y la Secretaría de Energía

«Nos dirigimos a ustedes en el marco de la adjudicación de ofertas realizadas por Cammesa el pasado 21 de septiembre que tiene por objeto la prestación del servicio de transporte marítimo y fluvial de gasoil y fueloil para el abastecimiento de centrales térmicas del MEM en mi carácter de representante de los trabajadores marítimos que integran el SOMU», abre el escrito que lleva la firma de Duros y que tiene fecha del 24 de septiembre.

Y sigue: «Para manifestarles nuestra preocupación sobre ciertos trascendidos que tomaron público conocimiento en las últimas horas, que tendrían por objeto atentar contra la adjudicación realizada por Cammesa amparándose en eventuales conflictos gremiales».

«En este sentido le manifestamos que, desde nuestro conocimiento, la cantidad que estarán operando por Cammesa a partir del próximo 1 de octubre de 2021, será la misma que actualmente se está desempeñando en tareas de prestación de servicio», agrega la notificación. y aclara: «Por lo cual lejos se está de ocasionar conflictos gremiales».

El tema se puso en agenda hoy cuando se conoció que hoy se bajó la licitación que había favorecido a las firmas Antares y Horamar, y que la mayoría del servicio recaería en Maruba, la empresa históricamente asociada al gremialista Omar «Caballo» Suárez, que en la compulsa había perdido dos líneas de servicio.

Vale mencionar que la decisión de la Secretaría de Energía también favoreció a las empresas armadoras Bahía Grande, vinculadas al empresario cordobés Horacio Miró, y National Shipping.

Por último, desde el gremio de obreros marítimos también descartaron mantener cualquier nexo de índole político o comercial con la firma Maruba.