jueves, agosto 18

«El gobierno porteño votó un presupuesto para educación a la baja, entonces no hay voluntad política para hacer un regreso con un mínimo marco de seguridad»

El Ministerio de Educación porteño convocó a los gremios docentes para discutir los protocolos de cara al inicio de las clases en un intento por destrabar el conflicto iniciado al intentar imponer una vuelta a clases presenciales antes de discutir con la comunidad educativa cómo se iba a instrumentar.

Jorge Adaro, Secretario Adjunto de Ademys, dialogó con Radio con Vos sobre las condiciones que van a exigir en la reunión con la cartera educativa para garantizar un retorno seguro a las clases presenciales.

«Las expectativas son más bien medidas. Nos da la impresión que hay un grado de improvisación importante en los planteos del Gobierno, que empezó por el final de la película. Hace dos semanas anunciaron que el 17 de febrero todo el mundo vuelve a clases, después dijeron ‘Bueno, va a ir un sector, vamos a hacerlo progresivamente’, explicó el dirigente docente.

Aseguró también que desde Ademys pidieron que les entregaran los protocolos por escrito para analizarlos: «Nos decían que sí, que ya estaban pero ahora resulta que la convocatoria es para discutir los protocolos de implementación, así que vamos a ver de qué se trata.», expresó.

Las condiciones que piden desde el gremio de docentes es que dentro de los edificios haya ventilación, pero ya el gobierno porteño adelantó que no lo puede cumplir. Otro tema que reclaman es respecto a los auxiliares: «Hubo una política de ajuste en el último tiempo y cada vez que un auxiliar se jubila no hay reemplazo, entonces ha quedado diesmada la plantilla de auxiliares. Necesitamos que esas plantas de auxiliares estén completas para poder llevar adelante las tareas de higiene en las escuelas que no tiene que ser como se da en épocas normales, sino de manera constante.», argumentó.

«Necesitamos también mayor cantidad de docentes para poder enfrentar lo que sin dudas va a suceder, que es una especie de combinación de trabajo mixto entre la presencialidad y la virtualidad.», enumeró Adaro. Y por otro lado, quieren saber cómo se va a resolver el tema del transporte de los estudiantes. Soledad Acuña hizo una propuesta desconcertante que consistía en que otros trabajadores dejaran pasar a docentes y estudiantes en los transportes públicos o que se muevan todos en bicicletas.

Por su parte, el gobierno porteño ya adelantó que no va a contratar a más docentes, que tampoco va a contratar a más auxiliares pero que puede llegar a convocar cuadrillas que vayan por las escuelas: «Esto nos parece que no es lo más seguro», replicó el docente.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta también adelantó que las burbujas van a ser las aulas, o sea que pueden llegar a ser de 30 personas o más. Además el o la docente estaría en más de una burbuja, aumentando el riesgo para trabajadores de escuela media.

«Nosotros queremos volver a las escuelas, es nuestro lugar por excelencia como docentes pero el problema es si volvemos como sea, que es lo que plantea el Gobierno, o hacemos una vuelta con menos capricho y mayor responsabilidad en su implementación», señaló Adaro.

Para el dirigente de Ademys, la vuelta a clases presenciales en pandemia «es una situación extraordinaria», y como tal requiere un esfuerzo económico para lo que «se necesitan partidas presupuestarias» pero «el gobierno hace un mes acaba de votar un nuevo presupuesto para educación a la baja, donde baja las partidas para infraestructura que es una cosa elemental para la vuelta. Lo único que han aumentado fueron los subsidios a las escuelas privadas, entonces no hay una voluntad política para hacer un regreso con un mínimo marco de seguridad.»

Otro tema que recordó Adaro fue que desde el año pasado que los sindicatos docentes reclaman por las dificultades que genera la brecha de conectividad. La desigualdad de acceso a la conectividad era preexistente a la pandemia pero con las clases virtuales este problema profundizó las dificultades de los sectores más vulnerables de acceder a la educación, como es su derecho. Incluso el gobierno nacional se ofreció a entregar dispositivos a los alumnos pero el gobierno porteño organizó un sistema de préstamos bastante irregular.

Ante la consulta sobre la necesidad de volver a las aulas para que la escuela recupere su lugar de contención social para los niños y niñas que provienen de sectores más vulnerables, Adaro explicó que esas familias así como tienen dificultades para garantizar otras cosas, también tienen peor capacidad de respuesta en caso de infección por Covid-19. No cuentan con el mismo acceso a la salud que otras familias por lo que un contagio podría traducirse en complicaciones y más contagios con mayor facilidad.

La reunión será este jueves a las 16 hs en el Barrio 31 de la Ciudad, donde el Ministerio de Educación encabezado por Soledad Acuña tiene su edificio.