jueves, agosto 11

«El desempleo en Argentina ya está en los niveles más bajos en cinco años», señala un informa de la Universidad de Avellaneda

El desempleo cayó en el último trimestre de 2021 a su menor nivel en cinco años y, además, esa mejora en el indicador coincidió con una suba en las tasas de empleo y de actividad, destacaron informes de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) y el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (Itega).

«A diferencia de lo sucedido durante la salida de la pandemia, no se trata de una caída de la tasa de desocupación por personas desalentadas que pasan a la inactividad, sino de personas que efectivamente consiguen empleo», remarcó Itega en su análisis de la situación del mercado laboral.

Además puntualizó que en relación con el período previo a la irrupción del coronavirus «todas las categorías ocupacionales muestran una mejora, a excepción del trabajo asalariado no registrado».

Por su parte, el Observatorio de Políticas Públicas de Undav puso de relieve que «el desempleo en Argentina ya está en los niveles más bajos en cinco años», y a su vez valoró que haya disminuido la «presión sobre el mercado de trabajo» en casi siete puntos porcentuales en la comparación interanual.

"El desempleo en Argentina ya está en los niveles más bajos en cinco años", advierte un informa de la Universidad de Avellaneda
«El desempleo en Argentina ya está en los niveles más bajos en cinco años», advierte un informa de la Universidad de Avellaneda

Al respecto, precisó que la suma de desocupados abiertos, subocupados, ocupados demandantes y no demandantes disponibles pasó del 37,3% en el cuarto trimestre de 2020 al 30,5% en el mismo período de 2021.

«La presión sobre el mercado de trabajo resulta un muy buen indicador complementario para reflejar la demanda de trabajo de aquellos que ya poseen un trabajo y demandan más, y de aquellos que se encuentran disponibles», señaló el informe coordinado por Santiago Fraschina, más allá de que «la tasa de desempleo resulta ser un indicador típicamente utilizado a la hora de analizar el mercado de trabajo».

Los dos informes analizaron los datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y abordaron una visión de largo plazo, en la que advirtieron sobre varias señales de precarización del empleo, en especial durante la Presidencia de Mauricio Macri.

En ese sentido, Itega subrayó que «desde la gestión de Cambiemos se observa un aumento en la participación del cuentapropismo sobre el total del empleo», al punto que en relación con el empleo asalariado no registrado «representaba un 80% en el cuarto trimestre de 2016 y ahora representa un 95%».

Por su parte, la Undav remarcó que entre 2016 y 2019 «se puede observar que los momentos de mayor actividad no se tradujeron en aumento del empleo», y que hubo «un deterioro de las condiciones laborales con incremento de la subocupación, mayor cantidad de ocupados que demandan trabajo, y un incremento de la informalidad (o asalariados no registrados)».

Esa situación fue agravada con la pandemia y, según Itega, «las demoras en su recuperación podrían estar indicando el cierre definitivo de muchas unidades productivas informales», con «un aumento del cuentapropismo» que deja en evidencia que «las personas que quedan por fuera del mercado laboral se autoemplean para sobrevivir».

Itega rescata que «el empleo asalariado no registrado viene mostrando una recuperación sostenida en los últimos meses, a la vez que el cuentapropismo ha empezado a retroceder», de lo que puede derivar que «finalmente el empleo asalariado no registrado vuelva a su nivel prepandemia y que, si eso ocurre, el cuentapropismo descienda».

No obstante, si se consideran períodos más amplios, como el iniciado con la nueva serie de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) en 2016, «la cantidad de personas asalariadas no registradas creció un 7% entre puntas, mientras que el cuentapropismo lo hizo en un 26%», indicó.

La entidad de la Fundación Germán Abdala advirtió que aún la recuperación del empleo «no se refleja en los datos del SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino)», pero que «no por eso dejan de ser datos alentadores», entre los que ponderó la «vuelta a la normalidad» en cuanto al aumento de las mujeres ocupadas.

Asimismo, remarcó que «se siguen evidenciando situaciones heterogéneas» entre sectores, con la industria y comercio haciendo punta en la recuperación, a diferencia del servicio doméstico, «el sector más afectado, a esta altura, mucho más que hoteles y restaurantes».

Por último, la Undav advirtió sobre los condicionantes locales e internacionales para consolidar una recomposición del empleo con crecimiento del salario real, «en un contexto de endeudamiento externo sin precedentes» y con la «incertidumbre» que representa «una inflación mundial que dificulta los márgenes de recuperación económica».