jueves, septiembre 29

Donnelley anuncio cierre y despido de 400 empleado

La Comisión Interna y los trabajadores de  la multinacional RR Donnelley denuncian que esta importante firma gráfica norteamericana, líder en impresiones a nivel mundial y en la Argentina, está llevando adelante un cierre absolutamente ilegal de su planta de Garín. La decisión empresarial deja a más de cuatrocientas familias en la calle. Con una asamblea y un corte en la colectora de la Panamerica, frente a la planta, exigen la reapertura inmediata.

El delegado Jorge Medina informó que “los trabajadores de Donnelley estamos en asamblea general desde las 7: 30 am en la puerta de la fábrica, sobre Colectora Panamericana Km. 36.700. Acabamos de enterarnos de que la empresa cerró, de forma absolutamente ilegal, ya que presentaron un pedido de quiebra que aún no fue otorgada por la justicia».

La firma anunció el cierre de sus actividades al personal por un papel pegado en la puerta de la planta que los empleados vieron al momento de presentarse a realizar sus tareas normalmente.

Además el gremialista sostuvo «Evaluaremos qué medidas tomar para denunciar este atropello a los trabajadores. Si es necesario, cortaremos la panamericana. También tomaremos medidas para resguardar la fábrica y sus bienes, impedir su vaciamiento ilegal y defender sus más de cuatrocientos puestos de trabajo”.

El delegado René Córdoba explicó: “Después de haber obtenido ganancias por 218 millones de dólares a nivel mundial en el 2013, presentaron un preventivo de crisis para despedir masivamente. Este fue rechazado por la Comisión Interna, el sindicato y el Ministerio de Trabajo de la Nación. Los trabajadores no solo demostramos que esta empresa no tiene crisis, sino que estuvo realizando descaradas maniobras de vaciamiento desviando la producción a otras gráficas. Ahora quieren hacer una nueva maniobra presentando una quiebra fraudulenta, para atemorizar y extorsionar a los trabajadores, con el fin de llevar adelante su plan de despidos masivos”.

El delegado Martin Killing agregó: “Los trabajadores denunciamos que este cierre es ilegal y no vamos a permitirlo. Exigimos la reapertura ya de la fábrica y llamamos al conjunto de los trabajadores, a las organizaciones sociales y a toda la comunidad a apoyar nuestra lucha en defensa de nuestros puestos de trabajo”.