jueves, diciembre 8

Denuncian trabajo esclavo en un exclusivo country de Beccar: «Cuando planteé que no quería trabajar más, me dijo que me tenía que quedar tres meses sin salir»

Una trabajadora de casas particulares denunció que la dueña de la casa en la que prestaba funciones en un exclusivo country de Beccar no la dejaba salir y la amenazaban con matarla si lo intentaba. «Me dijo que me iba a prender fuego», relató.

Una empleada trabajo esclavo y amenazas de muerte por parte de su empleadora en una casa del Boating Club, un conocido country de la localidad de bonaerense de Beccar: «Me dijo que me iba a prender fuego», relató la joven.

Según la denunciante, identificada como Noviembre, de 23 años, había sido contratada para trabajar en la vivienda como empleada de lunes a viernes con cama y salida los fines de semana. Sin embargo, cuando llegó, la dueña del lugar -identificada como Cielo – le dijo que no iba a poder salir por tres meses.

«Cuando el lunes le planteé que no quería trabajar más porque era mucho trabajo, me dijo que me tenía que quedar tres meses sin salir. Me había dicho que era por el Covid y porque en el contrato decía que estaba a prueba», contó Noviembre sobre las excusas de su empleadora.

«El martes no aguantaba mas, le dije que me quería ir a mi casa y no me dejaba salir», continuó.

Fue entonces cuando intervino Fernanda, su madre: «Llamé a la mujer y le avisé que iba a retirar a mi hija, que le pagara por estos días que la tuvo encerrada. Me dijo que me quedara tranquila, que ella la iba a llevar a una estación para que yo la pasara a buscar».

«En ese momento la mujer pensó que la llamada se había cortado y empecé a escuchar cómo comenzó a agredir a mi hija, le quería sacar el celular y le empezó a pegar. Le dijo que la iba a prender fuego, que tenía un bidón de nafta», agregó.

Las amenazas fueron ratificadas por la víctima, quien en diálogo con C5N contó: «Me dijo que iba a prender fuego mis cosas y a mí también. Subimos mis pertenencias a la camioneta y subió un bidón con nafta».

Una vez en la camioneta la joven pudo abrir la puerta, aun con el vehículo en marcha, para bajarse.

Según informó la madre de la denunciante, la Policía ya solicitó las cámaras de seguridad de los alrededores del country para continuar con la investigación.