domingo, agosto 14

Con la actividad automotriz al borde de la parálisis, el Gobierno adelanta para el lunes la revisión paritaria de los trabajadores de neumáticos

Luego de otra jornada de huelga total en la actividad, esta tarde se retoman las tareas en las plantas que producen neumáticos. El gremio entrará en un compás de espera hasta el lunes, fecha en la que se fijó de apuro una nueva audiencia de la revisión paritaria. Esperan que les acerquen una propuesta superadora. Crecen los temores de faltantes de stock.

Esta tarde, al finalizar otra jornada de huelga total en el sector, los trabajadores de las plantas de Bridgestone, Pirelli y Fate volverán a sus tareas normales. Será un alto al fuego en medio de un conflicto que los enfrenta con las empresas por la recomposición de haberes.

El compás de espera entre el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (SUTNA), único gremio industrial de la Argentina que dirige el sindicalismo clasista, y las firmas será hasta el lunes. Ese día, a las 11 de la mañana, se fijó de apuro una nueva audiencia de partes de la revisión paritaria que los tiene en disputa.

Con la actividad automotriz al borde de la parálisis, el Gobierno adelanta para el lunes la revisión paritaria de los trabajadores de neumáticos

La intención del gremio, que ya rechazó una oferta que alcanzaba el 63%, es conseguir un incremento que se ubique por arriba de esa línea y el pago de las horas al 200% para quienes cumplen tareas los fines de semana y quienes tienen sistemas de trabajo que superan las 40 horas semanales.

Las empresas dejaron trascender que están dispuestas ofertar un 66% y compensar con un bono anual por las horas trabajadas los fines de semana.

Desde el SUTNA le aseguraron a InfoGremiales que esperan el lunes tener sobre la mesa «una mejor propuesta» que pueda empezar a marcar un camino de solución.

La industria del neumático atravesó paros parciales el martes y el jueves, y de jornada completa el viernes de la semana pasada. Y si se extiendes las medidas pueden empezar los problemas de abastecimiento.

Mientras tanto, las terminales agotan su stock de seguridad, calculado en 10 días en el mejor de los casos. La misma cantidad de días que lleva el conflicto.