sábado, junio 19

Camaño dice que cerraron casi 3 mil firmas gastronómicas en la Ciudad, que no quiere ser «planero» y avisa: «Vamos a abrir los locales por las buenas o de prepo»

 El titular de la seccional porteña de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos, Dante Camaño, advirtió sobre el cierre de «más de 2.800» comercios del sector en la Ciudad tras el inicio de la pandemia de Covid-19, y advirtió que mañana van a abrir los locales con atención al público «por las buenas o de prepo».

«En Capital hubo 2.800 y monedas de locales que cerraron de forma definitiva. Es una locura. Yo entiendo que hay una pandemia pero no se puede apagar la economía ¿Vamos a ser todos planeros?», se quejó Camaño en diálogo con NA.

Si bien estaba previsto que desde el próximo lunes la actividad gastronómica vuelva al régimen de atención en mesas ubicadas en veredas y patios tras nueve días de confinamiento con sólo la posibilidad de vender bajo delivery y take away, lo cierto es que hasta hacía unas horas existía cierta incertidumbre por los altos registros de contagios.

No obstante, la confirmación oficial llegó este viernes, cuando las autoridades nacionales y provinciales señalaron que se volvía al esquema de restricciones que rigió hasta el viernes 21, es decir con la chance de que bares, restaurantes y cafeterías puedan volver a ubicar mesas en los espacios al aire libre.

Consultado sobre esta situación, Camaño, cuñado de Luis Barrionuevo, respondió tajante: «El lunes abrimos por las buenas o de prepo. Todo el mundo se larga a abrir el lunes», sostuvo el dirigente tras mantener una reunión con comerciantes y afiliados de su gremio.

Al respecto, señaló que en los locales del sector «ya nadie paga nada, está rota la cadena de pagos desde hace rato y ahora no están logrando pagar los que tenían un canuto de ahorros».

«Los subsidios pasaron de 40 mil pesos promedio el año pasado a 18 mil pesos ahora. Es un desastre general», insistió en la charla con Noticias Argentinas.

Por otro lado, se quejó de que «acá hay gente que se hizo millonaria haciendo mascarillas, barbijos y alcohol en gel, mientras el resto quedó destruido».

Además, Camaño lamentó: «Con las restricciones nos hicimos más pobres y también nos enfermamos».

Esta semana, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) difundió un informe propio en el que señaló que cerca de 12.000 restaurantes y hoteles cerraron en todo el país desde que comenzó la pandemia, y que la actividad registra la crisis más grave de los últimos 40 años.

Por su parte, el Gobierno, por medio de la Secretaría Pyme salió a destacar la puesta en marcha de la ampliación de diversos créditos para mitigar los efectos del coronavirus y las medidas restrictivas en el sector.