domingo, enero 24

Al momento de ser intervenido el SOMU tenía más de 270 millones de pesos en sus cuentas

El cuerpo de peritos contables del Poder Judicial de la Nación especializados en casos de corrupción y delitos contra la Administración Pública dio a conocer el resultado de las pericias contables ordenadas por el juez Federal Rodolfo Canicoba Corral sobre las cuentas del SOMU, su obra social, la mutual y la fundación Azul y la Naviera San Jorge.

El resultado de los estudios indica que, más allá de algunas observaciones menores, todos los emprendimientos sindicales habían arrojado superávit, por lo que se descartó la presunción de un manejo negligente o doloso de la conducción encabezada por el detenido Suarez respecto de la entidad gremial.

En concreto Gladys Gonzalez, primera interventora de la organización designada por el binomio Canicoba- Jorge Triaca, recibió casi 280 millones de pesos en las arcas sindicales al momento de asumir.

Según los peritos judiciales, Gonzalez se encontró con un superávit de $222.044.896,97 en las cuentas del SOMU, con $52.460.720,75 en las arcas de la Obra Social del Personal Marítimo y con un patrimonio de más de $4 millones en la mutual.

Las cifras, ahora, ponen el foco de la investigación sobre la gestión de la actual senadora. Es que las sospechas concretas apuntan a un vaciamiento de las arcas sindicales con el presunto destino de financiar lo que fue la campaña política de Cambiemos en 2017.

Por último la familia de Suarez ha incorporado varios reclamos al expediente judicial por la negación de servicios de salud acordes a las afecciones que padece el imputado y que invariablemente fueron retaceadas en medio de acusaciones cruzadas entre el juzgado y el servicio penitenciario federal. Según explicaron desde su entorno, la falta de atención tiene al gremialista al borde de perder la visión.