sábado, diciembre 3

Aceiteros activó la revisión de sus paritarias con la intención de llevar el salario inicial del sector por sobre los 200 mil pesos

Las conversaciones comenzaron ayer y seguirán la semana próxima. La Federación de Aceiteros que comanda Daniel Yofra reclamó, como es costumbre, que el salario inicial coincida con la medición del Salario Mínimo Vital y Móvil. El número supera los 200 mil pesos.

Este jueves se realizó la primera reunión con la que se activó formalmente la cláusula de revisión en el marco de la paritaria salarial de la actividad Aceitera. Se trata de una de las referencias ineludibles en materia salarial del mercado laboral argentino, al menos en la última década.

El encuentro contó «con la presencia de compañeros paritarios de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) en conjunto con compañeros paritarios del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, representantes patronales de las empresas del sector y de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA)», según explicaron desde el gremio que lidera Daniel Yofra.

El reclamo de los Aceiteros, como es costumbre, se basó en el monto que según los cálculos de sus equipos técnicos debería alcanzar el Salario Mínimo Vital y Móvil según su definición constitucional y legal. Es decir, peticionaron un haber inicial para el sector por sobre los 200 mil pesos.

Aceiteros activó la revisión de sus paritarias con la intención de llevar el salario inicial del sector por sobre los 200 mil pesos

«Esto es, el salario que asegure a las y los trabajadores la satisfacción de las 9 necesidades: alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión, de acuerdo a su definición en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo», precisaron.

Como está empezando a ser un tema recurrente en cada negociación, también «se expresó la necesidad de trabajar la problemática del impuesto a las ganancias que impacta sobre los salarios de las y los compañeros trabajadores aceiteros, principalmente y con mayor agresividad en los de aquellos que se encuentran en las categorías superiores».