Macri volvió a hablar de “Estado aguantadero” y crecen los rumores de despidos

Macri volvió a hablar de “Estado aguantadero” y crecen los rumores de despidos

Macri pidió “dejar de lado la intervención nociva que tuvo la política de convertir al Estado en un aguantadero” y el retorno del discurso estigmatizador llega de la mano de rumores de nuevas cesantías.

Sólo horas después de que se conociera un informe sobre el crecimiento de un 25% en la estructura estatal nacional durante la gestión macrista y luego del escándalo del INCAA que terminó con la salida del Rector de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), el presidente Mauricio Macri llamó a “volver a jerarquizar la importancia del empleado público a partir del concurso público” para “dejar de lado la intervención nociva que tuvo la política de convertir al Estado en un aguantadero”.

En un acto en Casa Rosada, donde firmó junto a gobernadores el “Compromiso Federal por la Modernización del Estado”, Macri bregó por “un Estado moderno, eficiente, cercano y federal”.

El mandatario instó a poner en marcha “mecanismos de transparencia” y de “control”, al subrayar que “el Estado no es de aquellos que nos toca gobernar, es de los ciudadanos”. Insistió en que hay que “abrir la información y poner en marcha mecanismos de transparencia y control para que los argentinos sepan qué hacemos con cada peso que entra al fisco”.

“No sólo tenemos que abrir la información sino también poner en marcha mecanismos de transparencia porque producto de la corrupción que sufrimos por años muchos se han enriquecido pero muchos otros no tienen agua potable ni cloacas”, contrastó.

El discurso llega en paralelo a las cesantías en distintas dependencias del Estado nacional. Por ejemplo, en el INADI, en el Ministerio de Modernización, en el INDEC y en la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor.

Todo parece indicar que estas medidas se verán profundizadas en el futuro cercano, acompañadas por el relato M. El Gobierno lleva adelante un estudio de “dotación óptima del personal”, realizado por decenas de pasantes que recorren las distintas áreas del Estado. En ese marco, comenzaron a instrumentarse no sólo despidos, sino también un plan acelerado de jubilaciones y “relocalizaciones” de empleados hacia distintas áreas y tareas.

Por el momento, el Gobierno no dio a conocer el estudio sobre las “dotaciones”, que viene planteando a cada ministro y que derivaría en la baja de contratos de empleados.