El CEO de Granja Tres Arroyos pide bajar los salarios

El CEO de Granja Tres Arroyos pide bajar los salarios

Joaquín de Grazia, CEO de la avícola Granja Tres Arroyos, expresó su anhelo de bajar el salario promedio y las cargas sociales y puso a Brasil, reforma laboral mediante, como modelo ejemplar

Joaquín De Grazia, CEO de Granja Tres Arroyos, se sumó a la ola de empresarios que le meten presión al Gobierno para reducir los salarios y se manifestó contra el “costo” que representan para la competitividad.

“En nuestra empresa nos ahorramos 18 millones de dólares por año por las retenciones a la soja, pero pagamos 60 millones de dólares más en salarios (respecto de Brasil)” expresó De Grazia, durante una conferencia en la Jornada de Cátedra Avícola 2018 realizada en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, reflejada en el portal InfoAlimentación.

“El salario (promedio) total en Brasil no supera los 1000 dólares por mes y en la Argentina es equivalente a unos 2500 dólares”, comentó en referencia al costo laboral con cargas sociales e impuestos.

De Grazia dijo que “en nuestros balances aparecen una cantidad de cargas impositivas, como el Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, que son muy difíciles de explicar a inversores extranjeros”. Y añadió que los impuestos internos aplicaciones por las provincias son otro factor que atenta contra la competitividad y la capacidad de exportación y generación de divisas.

El empresario sostuvo, además, que “en la Argentina todo es caro y es más barato hacerlo afuera; de todas maneras, es necesario seguir apostando mantener (la participación en los) mercados internacionales” a pesar de los precios internacionales deprimidos generados por una sobreoferta de mercadería exportada por Brasil.

De Grazia explicó que en el mercado interno “llegamos a un techo de consumo”, lo que implica que el crecimiento del sector sólo vendrá de la mano del mercado externo y de “mejorar nuestra presentación (marketing) y la variedad de productos propia de un país moderno; si vemos lo que sucede en Brasil, tenemos mucho por mejorar en lo que respecta a la comercialización de pollos trozados y congelados”.