viernes, octubre 22

Se abrió el cofre de las logísticas: Moyano logró el encuadre en Camioneros de todos los trabajadores de una «lowcost» del sector y va por miles de afiliados

La empresa Buspack firmó la regularización de sus trabajadores bajo el Convenio Colectivo de Trabajo de Camioneros dentro de la Rama Correo. La firma es parte de las empresas «lowcost». El acuerdo le abre la puerta a Camioneros para ir por los miles de empleados que cumplen tareas en la actividad.

Con la presencia de Pablo Moyano, Marcelo Aparicio y otros dirigentes, el Sindicato de Choferes de Camiones Obreros y Empleados de Cargas por automotor servicios, logística y distribución de la Ciudad Autónoma y la Provincia de Buenos Aires logró la firma de la empresa para adoptar de conformidad el CCT 40/89.

En el acta, a la que tuvo acceso en exclusiva InfoGremiales, Gastón Borgobello en carácter de representante de la parte empleadora Bus Pack SA firmó con la representación gremial el acuerdo que «comprende la asunción concreta de las obligaciones y deberes laborales a partir de la firma del presente.»

La firma de este acuerdo le abre la puerta legal a Camioneros para lograr el anhelo de la representación sindical de todos los trabajadores y trabajadoras de las empresas de logística, que con el aumento vertiginoso del e-commerce se plantan como un centro de poder del movimiento obrero presente y futuro.

Según valoró Infotechnology en 2018, Buspack «usa a los micros y «low cost» para que tus compras de Internet lleguen más rápido».

Lo llamativo es que en una búsqueda rápida por redes sociales lo único que se leen son quejas por las demoras y el maltrato de la paquetería.

El mismo medio asegura que la empresa «aprovecha la infraestructura de conexiones, depósitos y bodegas de los buses de larga distancia para hacer envíos puerta a puerta«.

Con este rebusque, Buspack incurría en la ilegalidad teniendo a la mayoría de su personal encargado del transporte logístico bajo el convenio del trasporte automotor de pasajeros, es decir bajo el ala de la UTA de Roberto Fernández, con salarios sensiblemente más bajos.