jueves, agosto 11

Rigane: «No queda otra que ganar la calle”

“A un mes de asumir, el gobierno del presidente Mauricio Macri comienza a dejar en claro con hechos -no sólo con palabras- la política económica y social que quiere llevar adelante en la Argentina”, inició José Rigane, secretario general del sindicato de Luz y Fuerza.

“Por un lado, intenta hacernos creer a través de ministros como Triaca o Prat Gay que hay un retroceso del proceso inflacionario, con lo cual no reconoce la devaluación provocada con la quita del cepo en diciembre ni del aumento disparado de los precios de los alimentos a fin de 2015. Desde el gobierno nacional se hace hincapié en el diálogo social (aunque avanza en realizar masivos despidos en distintos organismos estatales). Se reivindica desde el ejecutivo nacional a este acuerdo social como una meta a alcanzar y se remarca que participarán los gobernadores provinciales y algunos dirigentes políticos. También se reivindica el proceso de unidad de los dirigentes sindicales, sobre todo de la CGT”, agregó.

“Sobre este tema Prat Gay fue el más claro del gobierno nacional cuando dijo que cada gremio sabrá hasta dónde arriesgar empleos a cambio de salarios. Es decir, que los trabajadores vamos a tener que optar entre salario o empleo”, amplió y dijo: “Prat Gay directamente nos está amenazando a los trabajadores diciéndonos que si reclamamos aumento de salario en las paritarias se van a venir despidos masivos. Además, dijo que la inflación no va a superar el 20 o 25% y, por lo tanto, las paritarias no tienen que superar de ninguna manera esa cifra. Es decir, Jorge Triaca y Alfonso Prat Gay le están poniendo un cepo a las paritarias”.

“Esto es una verdadera extorsión porque en realidad de lo que se está hablando es algo que los trabajadores ya conocemos en la Argentina, como ocurrió en la época de Martínez de Hoz o con Domingo Cavallo”, denunció Rigane.

“Lo que el gobierno busca es competitividad para los empresarios y los trabajadores sabemos que esto significa bajar salarios y cambiar el régimen laboral. Es decir, significa una gran pérdida del poder adquisitivo de los asalariados. Esto no siempre le resulto efectivo al poder en nuestro país, porque se encontraron con la presencia de los trabajadores en la calle. Nuestro pueblo tiene una rica experiencia en enfrentar estas políticas”, manifestó el dirigente sindical.

“Pero Jorge Triaca continúa diciendo que tenemos que recuperar competitividad y los dirigentes sindicales son conscientes de esto. Y sigue: en los últimos tiempos hubo desorden en el ámbito del trabajo, hubo fallos que modificaban el modelo sindical, otorgaron personería gremial, etc. y esto requiere un reordenamiento, una modernización. Esto los trabajadores también sabemos qué significa: ajuste para los trabajadores y más ganancia para los empresarios (garantizada por el gobierno)”, expuso.

“Como venimos diciendo desde la CTA Autónoma, evidentemente no queda otro camino que ganar la calle. No queda otra opción que organizarnos más y mejor para desarrollar poder propio”, concluyó.