Puerto Rosarino: patotas y persecución gremial

El jueves los obreros agremiados en la Unión de Trabajadores Portuarios (UTP) denunciaron que “ante la indiferencia de subgerentes y jefes de seguridad de las terminales VI y VII, varios colegas que querían trabajar fueron amenazados con armas por miembros de la Asociación de la ex Junta Nacional de Granos, y personas ajenas a la empresa. A uno de ellos incluso intentaron apuñalarlo por la espalda”, precisaron.

El hecho fue denunciado por la CTA Rosarina, desde la que exigen una inmediata reunión con el gobernador Bonfatti y una recorrida de organismos de derechos humanos por el puerto.

Además los empleados apuntan directamente a la empresa, cuyo directorio encabeza Juan Manuel Ondarcuhú, ya que según precisan «el día en que la patota los esperó dentro de la misma empresa, las cámaras de seguridad habían sido giradas para no filmar las agresiones».

La UTP denuncia, también, la utilización de armas de fuego y hablan de un arma 9 mm que les mostraron para amedrentarlos y evitar que el secretario general del gremio, Raul Mamani, intente reincorporarse a su puesto de trabajo.

Ya semanas atrás los obreros nucleados en la UTP habían vivido un hecho de violencia. Es que en aqeulla oportunidad para amedrentarlos  incendiaron el casillero de uno de los referentes.

Además, hubo mensajes intimidatorios: “Si entran al puerto los matamos”, “si a Mamani lo vemos afuera, lo prendemos fuego”, fueron algunas de las amenazas que llegaron incluso a las casas de los trabajadores.

El conflicto se desató cuando la UTP y su secreatario general se organizaron en el puerto rosarino y comenzaron a reclamar cambios en las «infrahumanas condiciones de trabajo» que sufren que según remarcan los obreros ponen «en riesgo la vida de sus operarios y la población aledaña».

Todas y cada una de las denuncias por condiciones de trabajo, tercerización, desacato a disposiciones ministeriales, despidos persecutorios, entre otras, están en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe. No obstante, dese la cartera afirman que sólo se le impondrá una multa a Servicios Portuarios S.A.

“Es inadmisible y repudiable que el Estado manifieste imposibilidad de acción ante poderosas firmas que a las claras hacen lo que quieren en función de sus conveniencias. Mientras tanto, los trabajadores son perseguidos, despedidos y en algunos casos, como Servicios Portuarios, la patronal intenta directamente eliminarlos con una patota que pretende acuchillar a un compañero. Cabe mencionar que esta empresa ha recibido grandes subsidios del Estado, tiene diversas concesiones portuarias y es la dueña de las Torres Maui en el símil Puerto Madero rosarino. Por ende, a menos que cada área del mismo estamento estatal sea un gobierno distinto, no se explica cómo se le dan recursos, habilitaciones, concesiones y subsidios más grandes que las multas”, denunciaron desde la CTA Autónoma.

Por eso, desde la central rosarino le reclaman «una urgente audiencia al Gobernador Antonio Bonfatti, para que se tomen definiciones desde el ejecutivo provincial ya que desde el Ministerio sólo se recurre a la multa”.

1 Comment

Comments are closed.