jueves, septiembre 29

Paro y masiva movilización de gráficos de Clarín

Luego de 52 días de quite de colaboración los empleados de la mayor empresa gráfica del país, Artes Gráficas Rioplatense del Grupo Clarín, comenzaron ayer con paros progresivos y se movilizaron a varios talleres donde el multimedios desvía trabajos y a la propia puerta del diario. Los trabajadores exigen respuestas a un demorado pliego de reclamos que incluye un aumento del 35% en un pago y la efectivización de personal permanente contratado en forma fraudulenta.

El 26 de junio de 2013 las partes acordaron en el Ministerio de Trabajo un cronograma mes por mes de puntos de negociación que incluían Seguridad e Higiene (una empleada falleció en la planta en 2008, y en 2011 fue clausurada por ACUMAR), categorizaciones, personal excluido ilegalmente de convenio y plus nocturno entre otros puntos.

La empresa utilizó la instancia de negociación para dilatar las respuestas. Esta postergación logró que se acumularan nuevos reclamos, y en materias como seguridad e higiene se produjeron graves accidentes.

Ante las dilaciones del Multimedios, desde el 1 de marzo los trabajadores iniciaron un quite de colaboración que llegó a los 52 días, movilizaciones para reclamar inspecciones y, desde el lunes, decidieron incorporar paros progresivos y nuevas movilizaciones.

En un comunicado emitido ayer, los trabajadores gráficos de AGEA sostienen que «Llama la atención que la empresa del diario, que viene destacando la incidencia de la inflación en el poder adquisitivo, y en numerosos análisis da por descontado una inflación anual superior al 40%, no satisfaga el reclamo de aumento del 35% que hacemos sus empleados».

Lejos de dar respuestas a las demandas, Clarín provoca a los trabajadores vaciando el taller  y avanzando en tercerizaciones de los trabajos. Actualmente «el gran diario argentino» armó una red de 35 talleres, muchos de los cuales funcionan con personal en negro, para reemplazar las tareas que se realizan en la planta de Artes Gráficas Rioplatense.

Los gráficos, además, advirtieron que si deben ir en el horario de salida del diario para detener su presencia en las calles no dudarán en hacerlo.