sábado, julio 24

Paro de Gráficos por los 380 despidos de Clarín

La Federación Gráfica Bonaerense emitió un comunicado en el cual repudian la actitud de Artes Graficas Rioplatense (AGR), empresa del Grupo Clarín, que el lunes sorprendió a los trabajadores con su planta cerrada, ubicada en el barrio de Pompeya, y dejando a 380 trabajadores en la calle.

“Las verdaderas razones de este cierre deben buscarse en la intención del Grupo Clarín de generar una situación que le permita barrer con las conquistas de los trabajadores y flexibilizar el Convenio Colectivo de Trabajo”, sostuvieron en la gacetilla.

Agregaron que “la empresa venía provocando un vaciamiento productivo retirando trabajos y materia prima de la planta, hecho oportunamente denunciado por la organización gremial ante las autoridades laborales”.

“Esta prepotencia del Grupo Clarín hacia sus trabajadores sólo es posible en el marco de una política del gobierno que asocia los derechos laborales con privilegios. La Federación Gráfica Bonaerense ha denunciado ante el Ministerio de Trabajo un lock out patronal, solicitando a las autoridades que convoquen a la empresa a una audiencia en carácter de urgente”, suscribieron desde el comunicado.

Además, ayer realizaron un plenario de delegados que resolvió un paro de 24 horas para el jueves 19 de enero, y una movilización de ayer mismo por la tarde al Ministerio de Trabajo de la Nación, en la sede porteña de la avenida Callao al 100, mientras se celebraba una reunión entre representantes de los trabajadores y de la empresa.

El Plenario también emitió un comunicado en el cual expresaban, entre otros puntos: “rechazamos la intención evidente de forzar una reestructuración del taller iniciada con el vaciamiento productivo de la planta con la clara intención de imponer la flexibilidad laboral y desconocer el convenio colectivo de trabajo bajo el argumento de reducción de los costos laborales, en línea con la intensa prédica oficial que se viene sosteniendo al respecto”.

“Exigimos el cambio de las políticas económicas del gobierno que afectan al conjunto de la industria nacional y reclamamos se elimine la apertura a la importación indiscriminada de libros y de otros productos que afectan particularmente al sector gráfico”.