miércoles, junio 29

«No queremos institucionalizar la precariedad, le encontramos la vuelta y le mejoramos las condiciones de vida de cientos de miles de trabajadores»

El titular del gremio de las Organizaciones Sociales, UTEP, Esteban «Gringo» Castro habló del reconocimiento estatal a través de la personería social y le contestó a quienes los acusan de institucionalizar la pobreza: «Le encontramos la vuelta y le mejoramos las condiciones de vida de cientos de miles de trabajadores».

En la previa de lo que será hoy la presentación oficial de las autoridades de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), gremio que conformaron las organizaciones sociales, Esteban «Gringo» Castro habló sobre el universo de trabajadores que representan, la relación con el Estado y le contestó a quienes los acusan de institucionalizar la precariedad y la pobreza.

«Lo que tenemos es una personería social, porque para tener una personería gremial acá que tenés que tener un patrón que te pague un sueldo», aclaró en declaraciones a Radio Gráfica.

«La idea de la personería social es un reconocimiento como trabajadores que también se organizan gremialmente», agregó Castro y recordó el antecedente: «La personería social tiene un antecedente la que obtuvieron las trabajadoras de amas de casas de «Pimpi» Colombo».

El gremialista que hoy presentará en sociedad su comisión directiva, sostuvo que «Nosotros veníamos diciendo que en Argentina hay por lo menos 5 millones de personas que trabajan sin patrón».

«Tenemos distintas características porque muchos de nuestros trabajos están vinculados a la calle y al barrio y por eso tenemos un plus relacionado a la organización comunitaria«, señaló.

Y precisó: «Nosotros rescatamos el valor que tiene todo trabajo. Es una experiencia de institucionalización que lleva tiempo y en algunos aspectos son características nuevas».

Por último, Castro le contestó a quienes sostienen que la UTEP es un intento de institucionalizar la precarización laboral y la pobreza: «Nosotros no queremos institucionalizar la precariedad. El proceso de concentración económica y de avance tecnológico nos dejó afuera de toda forma de organización gremial y por eso le encontramos la vuelta. Esa vuelta ha mejora las condiciones de vida de cientos de miles de trabajadores», concluyó.