martes, septiembre 27

Macri se sube a la grieta y mete en la campaña a los sindicalistas más cercanos a CFK

El ex presidente Mauricio Macri se puso el traje de candidato y visitó Rosario, donde volvió a atacar a los sindicalistas Pablo Biró y Roberto Baradel. El líder opositor aseguró que son personas con las que «no se puede convivir» y contra las que «hay que pelear».

En el marco de una serie de actividades en la ciudad santafesina, Mauricio Macri evitó referirse a la polémica que desató la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió al asegurar en LN+ que Rogelio Frigerio «tenía a una amante como testaferro suyo en AYSA”.

El ex mandatario también se reunió con la senadora nacional de Juntos por el Cambio Carolina Losada, quien compitió con un candidato de Carrió en las Legislativas pasadas, en medio del congreso de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

«Sin evaluación de aprendizaje, los alumnos no tienen futuro. Sin docentes que se sigan capacitando todos los días para darle a esos chicos las herramientas del siglo XXI, no tenemos futuro. Tenemos que pelear, no podemos tener gremios que digan, como dice Baradel, ‘yo no quiero preparar a alumnos para que vayan a las empresas’. ¿Quién es este tipo? ¿Dónde salió?», dijo Macri.

En el marco de un encuentro en la Fundación Pensar, el ex mandatario enfatizó: «No podemos seguir conviviendo con señores como Biró, que tengan a todos los que nunca se subieron a un avión pagando 700 millones de dólares por año para que él y sus amigos manejen una empresa aérea que no funciona».

«Con los 700 millones de Aerolíneas se podrían poner 33.000 gendarmes, no quedaría un narco, con un año de Aerolíneas», expresó Macri.