jueves, agosto 11

Los choferes paralizan por tiempo indeterminado todos los ramales de la línea 60 y cortan Panamericana contra despidos antisindicales

La línea 60 de colectivos, que recorre el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se encuentra paralizada hoy en todos sus ramales. Es por una medida de fuerza de los choferes en contra de despidos. Cortan parcialmente la Panamericana. La UTA denunció la situación en el Ministerio de Trabajo.

Trabajadores de la línea 60 de colectivos, que conecta el distrito porteño con el partido bonaerense de Tigre, realizaban hoy un corte en la autopista Panamericana, ramal Campana, a la altura del kilómetro 42 en sentido hacia la ciudad de Buenos Aires, en el marco de un paro por tiempo indeterminado iniciado a raíz del despido de trabajadores del Grupo Dota.

La interrupción del tránsito afectaba a dos carriles de la autopista en dirección a la Capital, a la altura de la localidad de Ingeniero Maschwitz, mientras un tercer carril se mantenía libre para permitir el paso del tránsito, en medio de un amplio operativo de seguridad desplegado en la zona.

La línea 60 de colectivos, que recorre el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se encuentra paralizada hoy en todos sus ramales por una medida de fuerza en contra de despidos.

Los choferes paralizan por tiempo indeterminado todos los ramales de la línea 60 contra despidos antisindicales

El paro, que comenzó a la medianoche, afecta el servicio que toman a diario miles de personas para llegar desde esa zona del norte del conurbano hasta la ciudad de Buenos Aires, y viceversa.

Desde la conducción de la UTA comunicaron que acompañan el reclamo de los trabajadores de la línea 60. De hecho denunciaron la situación en el Ministerio de Trabajo de la Nación para buscar alguna alternativa.

«Hoy la empresa no quiere reincorporar a un delegado que fue democráticamente electo por los trabajadores», remarcaron.

«Durante los últimos meses del corriente año, el Grupo Dota, que opera la línea 60, provocó numerosos despidos de carácter discriminatorios, entre ellos el de candidatos y delegados electos», denunció el cuerpo de delegados la semana pasada al anunciar la protesta que podría incluir movilizaciones y cortes.

Los representantes sindicales consideraron enmarcaron lo que denominaron un «ataque de la patronal» en el «ajuste que intentan aplicar las grandes empresas a sus trabajadores, avanzando sobre sus derechos y condiciones de trabajo, buscando flexibilizar para mejorar sus ganancias, todo esto en el marco de la disputa por subsidios con el gobierno».