lunes, diciembre 5

La presentación de la UGATT detonó una guerra abierta por el control de los gremios del transporte con el empoderamiento de múltiples líneas internas

Con Omar Maturano como referente y con Barrionuevo y Fernández como soportes, se relanzó la UGATT, un sello con el que buscan competirle a la CATT, que controlan Sergio Sasia y el moyanismo, la hegemonía en el transporte. Además promocionaron varios dirigentes opositores de sindicatos enrolados en la CATT. Ya hay desmentidas y una guerra abierta organización por organización.

La semana pasada dirigentes gremiales del transporte y la logística relanzaron oficialmente la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (UGATT), un sello que estaba en desuso hace 6 años y que en el pasado supo ser la pata de transporte de la ya extinta CGT Alsina, en tiempos en los que gobernaba Cristina Fernández.

La cabeza del armado recayó formalmente en el líder de La Fraternidad, Omar Maturano que contará con el soporte, el acompañamiento y la logística de Luis Barrionuevo y Roberto Fernández, en su cruzada por quitarle a la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) la hegemonía en la actividad.

La CATT había renovado sus autoridades en octubre pasado. Allí se eligió a Sergio Sasia como nuevo número uno, apalancado por el poder de fuego de los Moyano. De la nueva conducción no formaron parte, por diferencias políticas y de visión, ni Maturano ni Fernández.

La presentación de la UGATT detonó una guerra abierta por el control de los gremios del transporte con el empoderamiento de múltiples líneas internas
La presentación de la UGATT detonó una guerra abierta por el control de los gremios del transporte con el empoderamiento de múltiples líneas internas

El dato, no menor, es que Sasia y Maturano, titulares de los dos principales gremios de la actividad ferroviaria, mantienen un viejo enfrentamiento que transita sus peores momentos. Ahora se visualiza, también, en las organizaciones que nuclean a los diferentes gremios de la actividad.

La distancia entre los ferroviarios es casi tan grande como la histórica distancia de los Moyano con Barrionuevo. Tanto es así que en la presentación de la UGATT participó también Carlos Acuña, el triunviro cegetista que representa a «Badeja» en Azopardo. Por lo tanto quedó un triunviro representado en cada espacio.

La novedad de la UGATT es que abiertamente informó que promocionará líneas internas que compitan por la conducción de los gremios que forman parte de la CATT. Tanto es así que en la mesa principal resaltó la presencia de Omar «Caballo» Suarez, el ex líder del SOMU, que se convirtió en el principal opositor de Raúl «Ruli» Durdos. También se integró a la comisión directiva a Sergio Aladio. un gremialista opositor a los Moyano que comanda al Sindicato de Camioneros de Santa Fe.

Promocionar dirigentes afines para competir por gremios enemigos no es novedad. Los Moyano, por ejemplo, son los principales sostenes de Miguel Ángel Bustinduy, el gremialista que desde hace años viene armando su plataforma para desplazar a Fernández del sillón de secretario General de la UTA.

La guerra abierta por Maturano tuvo esta semana los dos primeros contraataques. Es que desde la CATT hicieron circular dos notas institucionales con las que los gremios de Señaleros y del Personal Jerárquico Ferroportuario desmintieron haber participado de la presentación de la estructura paralela. Adicionalmente una demostración de influencia de Sasia que busca mostrar a La Fraternidad aislada en el sector.

En paralelo empezaron las especulaciones y las gestiones en torno al reconocimiento del nuevo sello. Creen que no conseguirán ningún tipo de aval ministerial para poder funcionar y competir formalmente con la Confederación legal. Como sea, la batalla que recién comienza amenaza con seguir cuerpo a cuerpo y organización por organización, lo que podría disparar, además, una suba de la conflictividad en el sector.