jueves, agosto 11

La Justicia porteña insiste en quedarse con la causa conocida como «Mesa judicial bonaerense»

Mientras la opinión pública mira para otro lado, el juez Marcelo Martínez de Giorgi presiona para quedarse con la causa por la presunta «Mesa judicial bonaerense». La investigación sobre un posible entramado entre funcionarios cambiemistas, empresarios, espías y jueces quedó expuesta con el video de la Gestapo antisindical. En esa reunión habrían planeado denuncias para inculpar a Juan Pablo «Pata» Medina y a otros dirigentes gremiales.

El juez federal porteño Marcelo Martínez de Giorgi insistió en que le corresponde a él investigar el supuesto plan de persecución a sindicalistas, especialmente a Juan Pablo «Pata» Medina, por parte de empresarios, funcionarios y agentes de inteligencia, develada por la grabación de una reunión en las oficinas del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

La causa, conocida como «mesa judicial bonaerense», tramita actualmente ante el juez federal de La Plata Ernesto Kreplak. Pero por un planteo del ex jefe de Asuntos Jurídicos de la AFI Juan Sebastián De Stéfano, Martínez de Giorgi le pidió a su par que se inhibiera de seguir interviniendo y le enviara el expediente.

Kreplak rechazó ese reclamo y reivindicó para sí la competencia en esa causa. Argumentó que en la causa también están involucrados funcionarios de la provincia de Buenos Aires y de la Municipalidad de La Plata, además de representantes de cámaras empresariales, que no se encuentran involucrados en el expediente que tramita Martínez de Giorgi sobre espionaje ilegal.

Ahora, Martínez de Giorgi replicó que «se mantienen la totalidad de los argumentos expuestos en la resolución que dispuso hacer lugar al planteo introducido por Juan Sebastián De Stefano y requerir a aquel juzgado que se inhiba de seguir interviniendo».

«Se resuelve sostener la competencia de este juzgado y remitir los antecedentes a la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal para dirimir la cuestión planteada», dispuso Martínez de Giorgi.

Así, será la Cámara Federal porteña la que deberá resolver qué juez debe seguir interviniendo, aunque esa decisión no será definitiva, pues la Cámara Federal de Casación Penal tiene aún la posibilidad de intervenir como tribunal superior común a ambos juzgados.

En la próxima instancia y por tratarse de una cuestión de competencia, la Cámara Federal intervendrá con un fallo unipersonal, que estará a cargo del juez Eduardo Farah.