jueves, agosto 11

La Fraternidad anunció un paro ferroviario para el martes que viene por la suspensión del servicio Buenos Aires-Bahía Blanca

El sindicato La Fraternidad que conduce Omar Maturano hará a un paro de 24 horas con alcance nacional por la suspensión judicial del servicio de trenes entre Constitución y Bahía Blanca. El anuncio lo confirmaron fuentes sindicales a InfoGremiales luego de que se declaren en Estado de Alerta y Movilización ante lo que describieron como «los ataques que recibe el modo ferroviario«: Irregularidades de algunas comunas que atentan contra el servicio de trenes.

El Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad, encabezado por Omar Maturano lanzó el Estado de Alerta y Movilización ante los permanentes hechos y ataques que vienen ocurriendo contra los servicios ferroviarios como las irregularidades que comenten algunas comunas, la compra fantasmal de pasajes y la suspensión del servicio Buenos Aires-Bahía Blanca. A las pocas horas la decisión del gremio fue de escalar la medida de fuerza y anunciaron un paro de 24 horas a nivel nacional. según lo confirmaron fuentes sindicales a InfoGremiales.

La Justicia Federal suspendió la circulación del tren de pasajeros del ramal Constitución – Bahía Blanca, que opera Trenes Argentinos, hasta “esté garantizada la seguridad de los pasajeros y personal ferroviario”. La medida tuvo lugar luego del descarrilamiento ocurrido jornadas pasadas en Olavarría por el que resultaron heridos una veintena de usuarios, informó BAE.

La Fraternidad anunció un paro ferroviario para el martes que viene por la suspensión del servicio Buenos Aires-Bahía Blanca

En esta línea, la Fraternidad, explicó que “los ejercicios irregulares de comunas, que han asfaltado vías en los pasos a nivel que impiden que los trenes paren en las estaciones de sus localidades”, es otra de las cosas irregularidades que encendieron al sindicato.

A esto se sumó “la compra fantasmal de pasajes ferroviarios agotando las comodidades para derivar pasajeros al autotransporte”, y muy especialmente “las conductas de jueces que han prohibido la circulación ferroviaria entre Buenos Aires y Bahía Blanca, beneficiando a empresas automotoras que han reaparecido en el mercado claramente por las medidas legales tendenciosos que golpean al ferrocarril en un país donde mueren más de 5.000 personas en accidentes de tránsito carretero”.

En ese sentido, desde el gremio manifestaron que “la clausura de servicios ferroviarios -sin pericias técnicas previas-, afecta económicamente a los sectores populares que utilizan el ferrocarril por sus tarifas sociales económicas”.

Por su parte, el Secretario General de la Fraternidad, Omar Maturano sostuvo que “la Justicia para preservar la seguridad en vez de clausurar, sin pericias técnicas previas, la circulación de los trenes debiera exigir a las empresas la reparación de la infraestructura y material tractivo y rodante ajustando a derecho la responsabilidad empresarial”.

Trenes Argentinos había definido la suspensión del servicio hasta el 13 de marzo, hasta tanto se removieran las formaciones afectadas y se pusieran las vías en condiciones. Pero intervino la Justicia y decidió cortar el servicio, aún antes de que les presenten las pericias que requirieron a Trenes Argentinos, Ferro Pampeana SAC, a cargo del ramal donde se produjo el accidente, y Sofse Roca.