jueves, agosto 11

«La etapa que viene será un desafío para el movimiento obrero»

«Todavía hoy, en pleno siglo XXI, es necesario reivindicar esa herramienta y derecho fundamental, que permitió incontables mejoras y conquistas para los trabajadores y la sociedad», aseveró José Rigane, secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía (FeTERA).

Rigane, quien también es secretario Adjunto de la CTA Autónoma de Pablo Micheli, sostuvo que los trabajadores se enfrentan a importantes desafí­os locales y mundiales y reseñó que en el propio seno de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) «se está produciendo una ofensiva coordinada del Grupo de Empleadores para eliminar todo vestigio de derecho de huelga de las normas laborales».

El dirigente subrayó que esa ofensiva implicará en el país que algunos sectores procuren avanzar con «la precarización laboral, evitando al mismo tiempo la profundización de los reclamos gremiales, por lo que defender el derecho de huelga será determinante como instrumento para impulsar iniciativas y luchas».

«Por ello son fundamentales los debates en la propia CTAA en procura de la necesaria y fundamental opinión y decisión colectiva. Es preciso reforzar la autonomí­a y desarrollar más organización. El gran desafío para el movimiento obrero será resolver los temas pendientes», puntualizó el sindicalista.

Rigane también enfatizó que «la defensa del salario, del convenio colectivo y de los puestos laborales; la libertad y democracia sindical; la precarización laboral; las condiciones de trabajo; la eliminación del impuesto a las ganancias y el derecho de huelga serán algunos de los puntos centrales en la nueva etapa» política.

Por lo mismo, indicó que el ejercicio de la unidad de acción que desarrolló la CTA Autónoma requiere «mayor profundización» en el debate y en la calle y se pronunció por «una democracia participativa».

«La CTA Autónoma cree de veras en la autonomí­a de los partidos políticos, los gobiernos y las patronales. Por lo que hay que pensar y actuar sabiendo que lo estratégico continúa siendo la construcción de la central, instrumento insustituible a la hora de impulsar cualquier iniciativa que procure la liberación nacional», concluyó Rigane.