domingo, septiembre 25

La CGT y los movimientos sociales coparán el Congreso en demanda de la Emergencia Social

«El Gobierno debe escuchar. Este año ya se movilizaron más de 500 mil trabajadores. Las expectativas volcadas a la sociedad no se cumplieron. Es preciso reducir la tensión social», dijo Juan Carlos Schmid en rueda de prensa.

Los trabajadores se concentrarán desde las 14 en Belgrano y Entre Ríos, y en 9 de Julio y Avenida de Mayo, para marchar hacia el Congreso, donde se realizará el acto a partir de las 16.

Schmid, uno de los integrantes del triunvirato obrero, aseguró en rueda de prensa, en la sede sindical de Azopardo al 800, que los gremios confederados y los movimientos sociales -además de la CFT que conduce el bancario Sergio Palazzo- exigirán «la pronta y definitiva aprobación de la norma».

La CGT ratificó que la marcha será «un nuevo llamado de atención para el Gobierno nacional, porque un tercio de pobres en el paí­s no beneficia ni a los ricos ni a esos pobres».

En la marcha participarán la CGT, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economí­a Popular (Ctep), el Movimiento Evita y Barrios de Pie, además de la Confederación General Económica (Cgera), la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (Feciba) y la Asociación Bancaria (AB), que encabeza la Corriente Federal de Trabajadores, cuyas columnas se concentrarán a las 14.30 en Reconquista y Sarmiento.

Los tres partidos que integran el Frente de Izquierda no participarán en la marcha porque sería «lavarle la cara» a «una burocracia» que «pactó para no hacer un paro nacional» y a otros sectores «que siguen detrás de la agenda del Papa Francisco», en clara referencia a los trabajadores de la economía popular.

La CTA Autónoma que lidera Pablo Micheli, aseguró ayer en un comunicado que los dirigentes de esa central acompañarán a los movimientos sociales para denunciar otra vez «el ajuste y la precarización».

«Ante el panorama de creciente pobreza, desempleo y pérdida del poder adquisitivo que afecta a todos los trabajadores, aunque más duramente a quienes cumplen tareas en la informalidad y en la economía popular, la CTA Autónoma y las organizaciones sociales y sindicales reclamarán al Gobierno nacional y a las provincias la inmediata declaración de la Emergencia Social y Laboral», afirmó.

También los gremialistas del sector exigirán «la reapertura de paritarias, que los salarios mínimos y los planes sociales sean equivalentes a los ingresos necesarios para vivir y un aumento de emergencia para los jubilados», indicó el documento de prensa.

La adhesión de Micheli pareció ser simbólica, ya que el «acompañamiento» será de dirigentes y no de columnas de manifestantes, en tanto la CTA que conduce el docente Hugo Yasky no se expresó hasta el momento si se sumará o no a la protesta.

Por su parte, los referentes de las principales organizaciones sociales ratificaron que debe haber «una agenda para los humildes, porque hay dos o tres lí­neas de pobreza en el país».

«Este año fue muy malo. Es preciso ofrecer una señal desde la calle al Gobierno y al Congreso Nacional», puntualizaron.