domingo, noviembre 27

Falabella confirmó el cierre de sus últimas tres sucursales en Argentina y Comercio avisa que exigirá se garantice el pago de las indemnizaciones

La empresa de capitales chilenos Falabella les avisó a sus empleados que cierra el 31 de mayo. Buscan negociar planes de “retiro voluntario” pero el Sindicato de Empleados de Comercio ya advirtió que va por las indemnizaciones correspondientes.

Finalmente Falabella cierra sus locales de venta al público. La cadena anunció hoy a sus empleados que cierra sus últimas tres sucursales en el país, la de la calle Florida, en el centro porteño, en el shoping Unicenter, en el conurbano bonaerense, y la de Rosario.

Sólo se quedará con el Centro de Distribución de las ventas on-line, y los locales de Sodimac, de venta de materiales para la construcción, uno de los pocos sectores que aparecen dinámicos en medio del cierre de actividades por la cuarentena y la falta de inversión.

Si bien la empresa espera arreglar individualmente con cada empleado y empleada, el sindicato ya avisó que va a intervenir para que se pague lo que corresponda.

Tras lamentar el cierre de las tiendas, fuentes gremiales aseguraron a InfoGremiales que «desde el Sindicato de Comercio se está supervisando el cumplimiento de los derechos de los trabajadores y se exigirá que la empresa garantice el pago de la totalidad de las indemnizaciones correspondientes”.

Falabella en Argentina contaba con 10 sucursales de las tiendas y nueve sucursales de Sodimac, de las cuales ya ha cerrado dos, destinadas al negocio de venta de artículos de construcción y para el hogar. Tiene presencia en Ciudad de Buenos Aires Gran Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Córdoba y Santa Fe.

La empresa había anunciado en septiembre del año pasado que se encontraba evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas. 

Por otra parte, “la pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y ha afectado sus resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella y Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires en los próximos meses”.