domingo, septiembre 26

Bancarios denuncian un «proceso de cierres» del Grupo Supervielle y hablan de 20 sucursales en peligro

El titular de la seccional mendocina San Rafael de la Asociación Bancaria (AB), Martín Bueno, denunció «el proceso de cierre de sucursales» locales y nacionales por parte del Grupo Supervielle, lo que afecta a usuarios, jubilados y trabajadores, por lo que el gremio, el personal y los delegados de esa localidad iniciaron un plan de lucha.

El dirigente sindical señaló su «profunda preocupación» ante la situación que esa determinación empresaria genera en usuarios, trabajadores y jubilados, y denunció «la absoluta ausencia de atención personalizada y el diario amontonamiento de clientes».

Bueno rechazó los cierres de sucursales decididos por el Grupo Supervielle y sostuvo que ello genera «incertidumbre y malestar» entre vecinos, jubilados y empleados bancarios.

«Así como los empresarios mintieron en su momento respecto de la temporalidad de sus decisiones como consecuencia de la pandemia de coronavirus, de la misma forma mienten hoy sobre el mantenimiento de puestos laborales y las sucursales», subrayó.

Según indicó el gremio, el Grupo Supervielle decidió cerrar una de sus sucursales en San Rafael, Mendoza, y amenaza además con replicar esa determinación en casi 20 locales nacionales.

«Los patrones exponen de esa forma a los jubilados y los puestos laborales en contra de las medidas del Gobierno nacional para preservar los empleos en plena pandemia», dijeron Bueno y el delegado regional de la entidad financiera, Pablo Parellada.

El proceso de cierre de 20 sucursales nacionales afecta la atención de jubilados y pensionados y arriesga 120 puestos laborales, por lo que delegados y dirigentes reclamaron «una atención personalizada» y el retrotraimiento de la situación.

«Los vecinos y usurarios sienten indignación y vergüenza ante la determinación patronal. La mayoría de los pasivos no sabe utilizar los cajeros o las tarjetas. Una mujer que debía cobrar un bono de 19.020 pesos percibió 10.100 pesos según la indicación del cajero automático, y no hay nadie en la sucursal para explicarle nada», denunció Bueno.

El dirigente había reclamado la inmediata intervención de la Subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social ante «los graves e irregulares hechos» que produce de forma ininterrumpida el Supervielle a fin de salvaguardar «los derechos y el empleo».

El gremio bancario de esa seccional provincial denunció que las autoridades de esa entidad financiera comenzaron a ofrecer al personal de las sucursales de San Rafael «el retiro voluntario», lo cual «es inadmisible en el actual contexto» de pandemia.

«El Grupo Supervielle S.A. procura por esa vía evadir la prohibición de despidos que rige en la Argentina hasta el próximo 31 de diciembre. Ello contradice no solo el decreto 413/21 sino la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) y el convenio colectivo 18/75″, afirmó.

La organización sindical reseñó que el Banco Central (BCRA) prohibió el cierre de sucursales en el actual contexto, y señaló que realiza gestiones para revertir la decisión.