domingo, septiembre 26

Trabajadores ponen a funcionar La Casa del Queso para defender sus empleos

Los empleados de la tradicional Casa del Queso, ubicada en Avenida Corrientes al 3500, Almagro, volvieron de sus vacaciones el 16 de enero y se encontraron con un panorama desolador. El restaurante estaba totalmente cerrado, se habían llevado todo y estaban despedidos sin ningún tipo de indemnización.

Las 20 familias que vivían del negocio quedaron en la calle y los dueños (Nelson Antonio, Juan Dreyer, Guido Dreyer y Susana Antonia Ferrari) se fueron sin dar la cara. «Sólo mandan a sus abogados a las mediaciones», contó Vilma Albornoz, una de las trabajadoras despedidas que tiene 8 años de antiguedad en el restaurante.

En lugar de quedarse de brazos cruzados, mientras negocian con todas las dilaciones que los propietarios imponen, el pago de los salarios adeudados y las indemnizaciones, los trabajadores ocuparon el local, compraron mercadería y lo pusieron a funcionar autogestionado.

«Los dueños se habían llevado todo, como si hubieran puesto otro negocio», remarcó Vilma y recordó que los propietarios tienen emprendimientos similares en Córdoba a donde sospecha que se llevaron todo lo perteneciente a La Casa del Queso.

Hoy, 12 de los 20 despedidos, conforman el equipo de trabajo que sigue vendiendo las mismas delicias, pero a precios más económicos, y mantienen con vida el emblemático espacio de Almagro.

«Estamos defendiendo los puestos de trabajo y sacamos algo como para cubrir nuestros gastos básicos, alquiler, comida», explicó Vilma, que destacó el acompañamiento de los vecinos y de la comunidad que se acerca a respaldar el proyecto.

«Nuestra idea es preservar nuestros puestos de trabajo», concluyó la trabajadora y recomendó especialmente los desayunos del lugar.