miércoles, junio 29

La CGT normalizó la regional Tucumán con una «amplia unidad» aunque un sector denunció que le «quieren imponer candidatos»

La CGT normalizó la regional Tucumán. Formó un triunvirato compartido por Camioneros, Smata y Sanidad. Este último, disconforme por no conducir en soledad, se quejó del accionar de la secretaría del Interior. Consiguió el aval de dos federaciones de azucareros y el respaldo de otros sindicatos. La mayoría de quienes se quejaron no eran gremios confederados, explicaron desde Azopardo.

Cesar Torres (Camioneros), Luis Diarte (SMATA) y Reene Ramirez (ATSA) de la Lista «Azul y Blanca número 1 Unidad Tucumán» fueron proclamados como nuevos secretarios generales de la regional Tucumán. El acto se hizo en la sede de la UOM, con la presencia de 60 gremios confederados, y fue encabezado por Horacio Otero, coordinador nacional de la Secretaría de Interior de la CGT.

Sin embargo, horas después, el secretario General de la Federación de Empleados de la Industria Azucarera (FEIA) Juan Ramón Correa y el secretario Gremial de la Federación de Obreros de Tucumana de la Industria del Azúcar (FOTIA) Julio Gerez Rufino presentaron una nota a la conducción nacional de la CGT para denunciar «prácticas antisindicales» e informar que ya eligieron a un delegado regional.

Señalaron que con el aval de 56 sindicatos, Edgar René Ramírez, actual secretario general de ATSA Tucumán, quedaría a cargo de la CGT Regional Tucumán.

Según el relato de la nota, Ramírez quiso reunirse con Otero pero lo habría hecho esperar 2 horas e «hizo caso omiso a la voluntad de 56 (CINCUENTA Y SEIS) gremios de la provincia.»

Esto fue interpretado por las Federaciones como una «amenaza y agravio insubsanable a la investidura de los sindicatos de base que hoy se apersonaron» y se acercaron desde distintos puntos de la provincia para dialogar con él.

Aseguraron también que desde la CGT RA les «quieren imponer los candidatos que no están legitimados por la voluntad popular de los dirigentes de la Provincia de Tucumán«.

Desde la secretaría del Interior de la CGT le desconocieron a InfoGremiales la versión. «Decidimos una amplia unidad con la mayoría de los gremios confederados. Reconocemos que Ramirez conduce el gremio mayoritario de la provincia pero de ninguna manera su espacio es el mayoritario. Por eso lo incluimos como parte del triunvirato», explicaron.

Además apuntaron a la falta de legalidad de la mayoría de las organizaciones que se nuclearon en torno al dirigente de Sanidad: «La mayoría no eran confederadas o no tenían las cuotas al día. De hecho los dejamos participar como fraternales», remarcaron.

Y concluyeron: «En muchas provincias estaban acostumbrados a que algunos dirigentes hacían cualquier cosa, armaban sus listas y dejaban a quienes querían afuera. Ahora se hace todo según el estatuto».