lunes, octubre 18

Lecheros pasaron año nuevo en toma de fábrica

Desde el viernes, obreros de la planta fabricadora de quesos Chateaubriand de la localidad de Carmen (a 35 kilómetros de Venado Tuerto en el sur de la Provincia de Santa Fe), permanecen tomando el establecimiento.

Chateaubriand es una fábrica que desde 1997 fabricó leche fluida y en 2001 se volcó a la producción de quesos. Ubicada en la localidad de Carmen, emplea unos 20 trabajadores que son significativos para una población de 1800 personas.

“La patronal encabezada por un señor feudal como Aldo Muscolini que es de Venado Tuerto, quiere ir vaciando la empresa de a poco. Acá había 30 mil litros de leche diarios con tambos fijos. Ha ido dejando ir los tamberos, entregando guita a plazos. Llegamos al punto de quedar con 6 mil litros de leche propia de la fábrica y lo que hacía era comprar a cualquier pool lechero uno o dos camiones a la semana. Leche que venía en negro, sin pagar ningún impuesto”, denunciaron los obreros.

A la par, la empresa mantiene una deuda que asciende a los dos millones de pesos ($2.000.000) por falta de pago de leyes sociales con AFIP y alrededor de cinco millones de pesos ($5.000.000) con la obra social del sindicato ATILRA (Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina). Se suma, según denunciaron los empleados, la falta de los aportes jubilatorios correspondientes desde septiembre del 2014.

“Y los sueldos llegaron a pagarlos en cuatro o cinco veces”, comentó Sebastián Salas, un trabajador. También apuntó que el último tiempo Muscolini dejó de traer los camiones y ahora “terminó de cortar la poca leche que había”.

Además, según informaron, la empresa no tiene aprobado ningún procedimiento preventivo de crisis ni concurso de quiebra, y la versión que se hizo circular es que pretendía cerrar hasta fines de enero. “Pero en esta situación si hacen eso no la abren más”, avizoró Salas.

La perspectiva es que viene vaciando la fábrica paulatinamente y que la intención es bajar la persiana.

Por esta situación y ante la certeza de que el viernes ya no ingresaría la materia prima para fabricar, los trabajadores iniciaron una toma de la fábrica “porque otra salida no tenemos para resguardar mercadería y preservar puestos de trabajo”.