lunes, noviembre 29

La CTA disidente parará el 20 de noviembre

En la jornada de ayer se reunió la Conducción Nacional de la CTA disidente con la participación de los Secretarios Generales de todas las provincias. La resolución fue la que se preveía: los ceteístas rebeldes volverán a las calles el 20 de noviembre con una jornada nacional de lucha.

Pablo Micheli encabezó el debate y se refirió a la necesidad de discutir la continuidad del plan de lucha luego del paro de 36 horas en unidad de acción con la CGT del pasado 28 de agosto.

“Tras el paro, lejos de mejorar, las cosas se han agravado mucho más y no se avizora que pueda haber una mesa de diálogo» setenció Micheli.

«Hay muchos sectores disputando en la calle, pidiendo pauta salarial y reapertura de paritarias. Nosotros desde el año pasado que pedíamos que haya paritarias 3 veces al año, ahora son muchos más los gremios que están reclamando esto”, agregó Micheli.

“No hay razón para abandonar la calle. Debemos planear otra medida de acción nacional y en lo posible, trataremos que sea en unidad de acción con la CGT”, afirmó el Secretario General de la CTA disidente.

Los ceteístas aceitarán los canales de diálogo para tentar especialmente a Hugo Moyano de que se sume a la jornada del 20 de noviembre y, de esa manera, le garantice la presencia de la estructura de la CGT Azopardo.

Está claro que si Micheli convence a Moyano de realizar la medida en conjunto redundará en el acompañamiento, también, de los sectores de la CGT Azul y Blanca que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo. Aunque el poder de fuego del barrionuevismo está releado, suele servir para sumar a la convocatoria general.

Hoy en Azopardo se realizará el plenario conjunto de gremio de la CGT Azopardo y la CGT Azul y Blanca en la que debatirán por su lado la continuidad del plan de lucha que ya generó varios roces.

Mientras que el sector duro, que comanda Barrionuevo, busca potenciar las medidas de fuerza para desgastar al Gobierno Nacional, el sector dialoguista que lidera el propio Moyano espera bajar la tensión y extender el compás de espera para despegarse de las acusaciones de destituyentes.

En caso de encontrarse con la negativa del camionero, la CTA en la jornada con el acompañamiento de la multisectorial que suele acompañarlos en la medida de fuerza. Buscarán fortalecer su presencia con cortes y piquetes para poder garantizar su presencia en la agenda nacional.