sábado, septiembre 18

Facundo Moyano tomó distancia de su padre

El diputado nacional y secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA), Facundo Moyano, tomó distancia de la agenda sindical que mantiene su padre y líder de la CGT Azopardo Hugo Moyano.

El menor de los Moyano sindicalistas aclaró que «no comparte» que el reclamo para elevar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias «sea el tema central en la agenda sindical» porque, explicó, hay «actividades que están transitando una crisis». Aunque agregó que «no estoy diciendo que no sea justo el reclamo de ganancias».

También Facundo aprovechó para apuntar contra el jefe de la central obrera alineada al Gobierno, el metalúrgico Antonio Caló, al remarcar que ante las suspensiones y los despidos en la actividad que representa «no puede seguir teniendo actitudes de obsecuencia y de disciplinamiento absoluto con el gobierno nacional».

Respecto a los reclamos sobre el Impuesto a las Ganancias, el diputado por Cultura, Educación y Trabajo consideró que la solución se tiene que emprender en el «ámbito legislativo» y se mostró a favor de aplicar una «actualización automática» de las escalas que establece el canon. Casualmente la respuesta de Facundo coincide con la postura que llevará esta semana el tigrense Sergio Massa a la cámara baja.

«No puede ser una discusión que genere esta tensión todos los años», consideró y llamó a «discutir todos los proyectos que hay sobre esto, la mayoría de los cuales plantean la actualización automática» para que el gobierno «no usufructúe políticamente» cada vez que aplica cambios y exime el pago de ganancias del pago del impuesto.

Moyano consideró que la cuestión Ganancias no debería ser el primer reclamo de los sindicatos sino que la prioridad «tendría que estar en el tema de los despidos y las suspensiones».

«Hay actividades y sectores que están transitando una crisis», reiteró el legislador y aseguró que «esta es una situación que tiene que tener una contemplación por parte del sindicalismo a la hora de plantear cuál es la agenda de reclamos».

En tal sentido, Moyano criticó, sin mencionarlo, al jefe de la CGT oficial, quien el lunes pasado se reunió con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, pero no logró una respuesta a su reclamo por Ganancias. «Donde sí hay contradicción, es donde yo tengo el cinco por ciento de la actividad que represento suspendida, despedida. No puedo seguir teniendo actitudes de obsecuencia y de disciplinamiento absoluto con un gobierno nacional, que claramente y objetivamente ha dejado de dar respuesta», advirtió.