sábado, enero 29

Empezaron a llegar los telegramas de despido y desmantelan el Renatea

La gestión del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (RENATEA) ya empezó a dejar su huella en el organismo. Es que Ramón Ayala y Ranulfo Bazán, hombres que llegaron a ese lugar de la mano de Gerónimo «Momo» Venegas, uno de los gremialistas predilectos de Cambiemos y uno de los bendecidos por el macrismo para intentar conducir la CGT unificada, aceleraron su trabajo de vaciamiento con despidos masivos que alcanzarán a casi el 70% del personal.

Hasta ayer se habían recibido 80 nuevos telegramas, que se suman a los llegados a fin de año. Pero se espera que la nueva oleada alcance a unos 700 trabajadores que cumplen sus funciones en las Delegaciones Provinciales que son, en los hechos, las responsables del  trabajo territorial que realiza el Registro.

Según consignaron desde ATE Capital, «en los últimos meses fueron suspendidas las fiscalizaciones que se realizan en los campos de los empleadores para detectar explotación laboral y trabajo infantil, así como los programas de asistencia, apoyo técnico y capacitación laboral, profundizando la incertidumbre y desprotección a los trabajadores agrarios y sus familias».

Las decisiones de los hombres cercanos a la UATRE, sindicato que nuclea a los peones rurales y que en lugar de protegerlos parece librarlos a su suerte, desarticula un organismo central para el control de la explotación laboral rural de la Argentina, entre otras funciones esenciales.

Los telegramas implican despidos de contratados y de personal de planta, por lo que las medidas vulneran la estabilidad laboral de los trabajadores del RENATEA y desconocen los Derechos del Convenio Colectivo de Trabajo suscripto en 2015 que incluía la cláusula de estabilidad.

El escrito, además, aclara que se extingue la relación contractual con el organismo prescindiendo de los servicios de los empleados, que en total representan el 70% del plantel del organismo. Se trata de la liquidación de una institución que realizó en sus pocos años de vida unas 1.100 denuncias contra situaciones de explotación laboral en el sector rural.

Una curiosidad adicional, es que en las notificaciones se habla del pago de las indemnizaciones acordadas con UPCN, gremio sindicado en más de una oportunidad como cómplice de las cesantías masivas en el Estado impulsadas por la gestión de Cambiemos, que hasta el momento mantuvo un sospechoso silencio ante las cesantías masivas.